8/14/2010


Conscientes de mantener la relación con la madre tierra, que es vida, que garantiza la supervivencia de todas las especies que en ella habitamos, y que pide a gritos un cambio en las relaciones que con ella hemos sostenido, el Colectivo Agrario Abya Yala ha venido vinculándose con el trabajo directo en la tierra y con procesos que se acercan a ella.

Sue, huerta agroecológica en la que participamos hasta que las directivas de la UNAL de forma unilateral y fascista fue una iniciativa de diferentes colectivos y personas que convergen en la Universidad Nacional de Colombia para apropiación del territorio, en donde a partir de la interdisciplinariedad se propicia un espacio de aprendizaje y aprehensión de conocimiento relacionado con la tierra que nos ha sido arrebatado. En ese sentido, en la huerta se trabaja bajo principios agroecológicos, de rescate de lo ancestral y de reconocimiento, protección y pervivencia de semillas.

A pesar de ello, el trabajo en la huerta y en la tierra no es un evento aislado. El Colectivo Agrario Abya Yala comprende y entiende la necesidad de solucionar el conflicto por la tierra en Colombia y participa de la huerta con objeto de que éste sea un espacio multiplicador de la experiencia, con la cual, en parte, logre visibilizarse que las lógicas de explotación de la tierra, de explotación minera, y de desplazamiento forzado de campesinas y campesinos para consolidar estos proyectos, entre otros, no han hecho más que apartarnos del camino y se han consolidado cada vez con mayor fuerza en detrimento de la soberanía y seguridad alimentaria entendidas desde su forma más integra.

De forma individual y colectivo trabajamos en la cualificación y práctica de la agricultura como forma de prepararnos para volver a la tierra.

En contexto