9/24/2010

El martes pasado 21 de Septiembre Juan Manuel Galán cito un debate de control político en el congreso alrededor de la Ley de Tierras, denunciando que existen 4 jinetes del Apocalipsis para esta iniciativa: ver http://www.congresovisible.org/agora/post/la-tierra-prometida-vs-los-jinetes-del-apocalipsis/277/

Queremos debatir algunas de los argumentos del Senador:


La visión histórica que presenta el Senador Galán, trae elementos importantes para entender el conflicto por la tierra en Colombia, considerado como transversal a la historia política y económica del país. Sin embargo se queda corto en matizar el papel de los jinetes del Apocalipsis (tenedor de tierra improductivo, grupos armados ilegales, narcotrafico y políticos formales) en marco de las estrategia de explotación del territorio colombiano.


Agregaríamos que al jinete del tenedor improductivo, que generalmente llena con ganadería extensiva sus terrenos, se están sumando los proyectos de agro-industria a gran escala, justificados en el destierro, vía jinete grupos armados ilegales (paramilitares), que consolidan zonas de despojo de tierras para que aparezcan los proyectos legales como el de la palma aceitera en le Chocó ( ver caso URAPALMA en Jiguamiando y Curvaradó http://justiciaypazcolombia.com/) o el Urabá Antioqueño y el banano, donde el fallo judicial en contra Chiquita Brands y la financiación a grupos paramilitares deja ver el grado de conexión conflicto armado-conflicto por la tierra.

Otro jinete no identificado es el asociado a la minería; las grandes empresas transnacionales, de explotación de carbón, oro, coltan, tipo AngloGold, han generado estrategias de destierro de población, bajas condiciones laborales y graves impactos ecológicos; destaca el caso Timbiquí Nariño, dentro del sistema bionatural del pacífico colombiano amenazado por la explotación de la mano de obra tipo esclava y por la minería ilegal que acaba con ríos o los contamina con metales pesados como el cianuro, propio en la explotación aurífera.


Ahora bien, invitamos a debatir el proyecto de Ley de Tierras (clic aquí) como parte de la nueva estrategia económica del gobierno; como yo la entiendo la ley de tierras, nada tiene que ver con la restitución de los derechos de las víctimas; como ya lo anunciaba Santos en su campaña el interés de modernizar el país, crear un mercado interno sólido y poder comerciar con lo que desde la colonia le ha apostado el país, la agroexportación, exige solucionar el problema del destierro y la concentración de la mano de obra en lo urbano. Santos no habla de reforma agraria; quiere proletarizar-tener obreros, en el campo en marco de un proyecto grande de modernización del país. En los 30s el gran impulsor de política modernizante fue López Pumarejo, con la ley 200 de 1936, permitiendo que cultivos como el de la caña de azúcar en el Valle del Cauca se consolidara, al tiempo que se generaron excedentes que permitieron crear industria nacional, textiles, procesadoras de leche, zapatería... Lo que demuestra el caso de Pumarejo, envuelto en el conflicto terrateniente-campesino y liberal-conservador es que en pro de la modernización los actores ceden. Como lo vemos, puede ser esta una nueva coyuntura, para consolidar el proyecto económico, que trae consigo la llamada Unidad Nacional, reitero que no esta pensada en virtud reparar a las víctimas del conflicto por la tierra en Colombia."

Invitamos a decargar las memorias del Foro de Tierras de la CNRR - Comisión Nacional de Reparación y Reconciliación (clic aquí)

En contexto