9/22/2011


Por: Carlos Alberto Suescún Barón Le Monde Diplomatique



Una intensa y global disputa por las tierras para cultivo de alimentos, con estimulo de la banca multilateral, se profundiza en el mundo. Hasta hoy, 50 millones de hectáreas han sido acaparadas por compañías financieras internacionales, multinacionales agropecuarias y otros países por compra, usufructo o arrendamiento por largos períodos entre octubre de 2008 y agosto de 2009 (1).


En Colombia ya se sufren los efectos de tal política, que ahondará con el gobierno Santos. Nuestra altillanura, una región con más de siete millones de hectáreas con destino productivo y un potencial de 14 millones. La región de la Orinoquia en un blanco para realizar la mayoría de las inversiones agrícolas en los próximos años.
Leer más..

En contexto