9/20/2011

SEMANA. Jorge Robledo, senador del Polo, argumentó que el TLC con EE.UU. es perjudicial para el agro y puso en entredicho las cifras sobre la entrega de tierras a campesinos. El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, defendió las políticas del Gobierno.

El senador del Polo Democrático Jorge Robledo y el ministro de agricultura, Juan Camilo Restrepo, protagonizaron un nuevo pulso en la Comisión Quinta del Senado. Robledo cuestionó, nuevamente, las cifras con las que el Gobierno defiende el Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos, y con las que sostiene que en el primer año de la era Santos se ha superado el promedio de adjudicación de tierras a campesinos de los cuatro años anteriores.

El debate ya había tenido un capítulo en el que Robledo había calificado las cifras del Gobierno como “manipulación santista” y “charlatanería oficial”. A su turno Restrepo le contestó que “afortunadamente los epítetos no desconceptúan verdades incontrastables”.

El debate por el TLC

En el sector agropecuario, con el TLC con Estados Unidos las compras a ese país aumentarán 44 por ciento, mientras que las ventas al mismo apenas crecerán el 6 por ciento, afirmó el senador Jorge Enrique Robledo, citando cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

El congresista explicó que el país puede vivir una tendencia parecida a la de Perú, nación que negoció el TLC al mismo tiempo que Colombia. Antes del acuerdo, el hermano país tenía una balanza comercial con Estados Unidos a su favor, pero desde el 2008 se invirtió. Para el 2011 está en 1.300 millones de dólares a favor de los norteamericanos.
Las exportaciones entre ambos países aumentaron desproporcionadamente. Mientras que las ventas de Estados Unidos crecieron 139 por ciento, las de Perú apenas lo hicieron en un 12 por ciento.

Para el senador, el sector agropecuario en Colombia está en desventaja frente al estadounidense. ¿La razón? Mientras en ese país los productores están protegidos por el Estado, en Colombia no. Y citó a diferentes gremios agropecuarios que se han manifestado preocupados por los impactos negativos que podría tener los diferentes acuerdos comerciales que viene implementando el Estado colombiano.

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, reconoció que tiene reservas sobre los capítulos agrícolas del TLC. “Se hubieran podido negociar mejor”, sostuvo. Pero agregó que no tiene una postura apocalíptica como la de Robledo. El funcionario sostiene que hay sectores que se van a beneficiar, como el frutero, para otros será indiferente, como el cafetero, y otros que sí se van a afectar, como el arrocero.

Restrepo planteó que la decisión de entrar en los diferentes TLC ya está tomada por el Gobierno y por el Congreso y lo fundamental es ‘su administración cuidadosa’. “No nos podemos quedar llorando en la leche derramada sino que debemos ponernos a implementar políticas”, dijo. Y citó el caso del programa “País Maíz”, con el cual se busca recuperar la vocación maicera de Colombia.

¿Cómo va la restitución de tierras?

Según cifras oficiales, durante el primer año de Gobierno de Juan Manuel Santos, 361.000 hectáreas de tierra fueron intervenidas. Para Robledo, no se puede hablar de una “revolución agraria”, ya que se encuentra muy por debajo del promedio anual de los gobiernos anteriores desde 1990, situado en 991.000.

El senador planteó además que tampoco se puede hablar de medio millón de hectáreas de tierra restituidas, como lo hizo el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, ya que los predios intervenidos corresponden a diferentes mecanismos de adjudicación, donde la restitución apenas alcanza un pequeño porcentaje. Apenas son 14.278 las hectáreas que se han entregado por restitución.

El ministro de Agricultura ratificó que se trata de 361.000 las hectáreas que en el primer año de gobierno de Santos han sido adjudicadas, y se enmarcan en un “plan de choque” dirigido a ‘desoxidar’ las instituciones como el Incoder. En su criterio, si se suman todos los esfuerzos, son 470.000 las hectáreas que el Gobierno ha adjudicado hasta el 31 de julio.

El funcionario planteó que el promedio del que habla Robledo (991.000 hectáreas anuales) es alto porque se contabilizan picos de asignación de tierras durante la presidencia de Pastrana (1998-2002), que lo elevan. Y afirmó que “el Gobierno está haciendo sinceramente todo el esfuerzo para hacer una política de restitución importante”.

En contexto