11/23/2011

Los indígenas del Cauca, nos unimos a las marchas y a la lucha de Colombia contra la reforma inconsulta de la ley 30 y respaldamos la gran movilización que se realizará a nivel latinoamericano el próximo 24 de noviembre en contra de la privatización de la Educación y por la defensa de la Universidad Pública Autónoma y Gratuita, para lo cual, en Colombia, el gobierno nacional debe brindar plenas garantías políticas y civiles que permitan desarrollar el derecho a la protesta, la movilización y la organización, en este caso la estudiantil, en todos los espacios del territorio nacional

Cerca de 60 días permanentes de movilización estudiantil por las ciudades y poblados del país. Un periodo de creatividad y mensajes claros desde el sector joven de las universidades de Colombia. Iniciativas como la marcha de los abrazos y la movilización nacional en contra del proyecto de ley que reforma la ley 30 han mostrado un movimiento estudiantil maduro que le recuerda a los gobernantes y a la sociedad en su conjunto que la calle es uno de sus espacios de expresión que posibilita estar en contacto con las personas del día a día, con aquellos que en Colombia carecen del goce pleno de sus derechos.

El movimiento estudiantil en todo el país ha recibido apoyo de amplios sectores de la sociedad desde el convencimiento que la privatización de la educación es un problema que afecta a todos los pobladores del territorio nacional. Respaldo que se ha dado en medio de una campaña mediática que distorsiona la verdad de la noticia y presenta al gobierno como víctima. Reivindicar el derecho fundamental a la educación une al estudiantado con los reclamos de amplios sectores que repudian la injusticia y la opresión, los falsos positivos y la guerra, permitiendo entender que necesitamos una Nación donde la educación esté al servicio del pueblo.

Los jóvenes universitarios quieren una nueva educación y un país donde todos y todas puedan disfrutar de este derecho por igual. Al parecer, como se ha denunciado, el ESMAD recibió orden de responder a la iniciativa juvenil con represión y violencia, como sucedió en varias ciudades del país. Un ejemplo fue lo acontecido en la ciudad de Popayán, donde los agentes de policía varias veces gasearon indiscriminadamente los alrededores del centro de la ciudad haciendo uso de tóxicos contaminantes, granadas de esparcimiento, bombas de aturdimiento y armas no convencionales con las cuales lanzaron ráfagas, balines y tiros de goma que hirieron a varios de los universitarios concentrados, e incluso a transeúntes que se encontraban cerca del lugar de los hechos. Se denunció igualmente que posteriormente la fuerza pública detuvo estudiantes de forma arbitraria, a los cuales golpeó en el sitio de reclusión.

Estos hechos fueron informados por los universitarios indígenas a sus comunidades y Autoridades Tradicionales, desde donde han recibido voces de aliento y enviado mensajes de apoyo a la iniciativa estudiantil, por lo cual la Consejería Mayor CRIC, ha manifestado unirse al reclamo del movimiento nacional Universitario en contra de la reforma de la ley 30, rechazando la acción institucional que criminaliza la protesta social y viola de forma sistemática los derechos humanos desde el ejercicio de la violencia que disfraza de fuerza legítima y que se manifiesta en la brutalidad policial. Por ser la educación un derecho reclamado como fundamental de forma permanente por los pueblos indígenas y la movilización social en resistencia pacífica como uno de los instrumentos válidos para exigirlo, el Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC, saluda lo alcanzado hasta hoy por los estudiantes y sectores sociales movilizados en contra de la reforma de la ley 30. De igual forma acompaña la postura política de la Mesa Amplia Nacional Estudiantil, MANE, de suspender el paro bajo la condición de que el gobierno brinde las garantías necesarias para formular, de manera conjunta con la comunidad universitaria y de cara a la sociedad, una metodología de construcción hacia una educación superior que responda a las reales exigencias de la nación colombiana y logre sanear el déficit presupuestal en que se encuentra la universidad pública.

Los indígenas del Cauca, nos unimos a las marchas y a la lucha de Colombia contra la reforma inconsulta de la ley 30 y respaldamos la gran movilización que se realizará a nivel latinoamericano el próximo 24 de noviembre en contra de la privatización de la Educación y por la defensa de la Universidad Pública Autónoma y Gratuita, para lo cual, en Colombia, el gobierno nacional debe brindar plenas garantías políticas y civiles que permitan desarrollar el derecho a la protesta, la movilización y la organización, en este caso la estudiantil, en todos los espacios del territorio nacional.

Popayán, 22 de noviembre de 2011 CONSEJERÍA MAYOR CONSEJO REGIONAL INDÍGENA DEL CAUCA

En contexto