2/02/2012


El 2 de febrero fue declarado por la Convención Ramsar como el Día Internacional de Humedales. Esta celebración invita a organizaciones gubernamentales, civiles y medioambientales a resaltar el valor y la importancia de estos ecosistemas, encargados de regular el ciclo del agua y los nutrientes, el control de inundaciones y sequías, la provisión de agua, además de servir como refugio de la vida silvestre y contribuir a la regulación del clima. 

Hoy, muchos humedales son utilizados como sitios de recreación y turismo, por esa razón la Convención Ramsar escogió como lema de la celebración para el 2012 Turismo de humedales: una gran experiencia.
Con este tema, la Convención propone reflexionar sobre los impactos y beneficios directos e indirectos que pueden traer las actividades recreativas en los humedales, con miras a desarrollar proyectos de turismo sostenible y prácticas de uso racional que apunten a mejorar su estado y a generar conciencia entre el público general, turistas y promotores de esta actividad.  Además se proponen iniciar campañas educativas enfocadas en resaltar la importancia, el valor de los humedales y la necesidad de garantizar que se encuentren en un estado saludable para que puedan aportar beneficios a las personas, la vida silvestre, las economías y la biodiversidad.

¿Pero qué significa turismo sostenible?
Por turismo sostenible se entiende la puesta en práctica de los principios del desarrollo sostenible establecidos en la Cumbre para la Tierra celebrada en Río en 1992. Ello significa garantizar que el turismo:
  • Proteja  el medio ambiente y contribuya a la conservación de la biodiversidad;
  • Respete las comunidades comunidades locales, su patrimonio cultural y sus valores; y
  • Aporte a todas las partes interesadas beneficios socioeconómicos, que se distribuyan de forma equitativa y que comprendan oportunidades de empleo estable y de obtención de ingresos y servicios sociales para las comunidades de locales; y contribuya a la reducción de la pobreza.

Y en Colombia...¿cómo se encuentran los humedales?
Según la Convención Ramsar, existen diferentes tipos de humedales que desempeñan un papel prioritario en el control de inundaciones. Las turberas y los pastizales húmedos actúan como esponjas que absorben el agua y hacen que se filtre más lentamente en el suelo regulando así los caudales de los ríos y quebradas, fenómeno conocido como ralentización del flujo, que evita las crecidas súbitas aguas abajo.
Adicionalmente los humedales están presentes en las partes bajas de los ríos, conocidas como llanuras de inundación, donde el agua se abre paso luego de fuertes precipitaciones o deshielos. Al recibir periódicamente sedimentos de los ríos, cargados con materia orgánica, estas llanuras de inundación son supremamente fértiles lo que las hace muy codiciadas para la agricultura, y ha generado muchos asentamientos humanos. Durante los últimos 100 años las llanuras de inundación se han drenado y se han separado de los ríos que las inundaban mediante diques artificiales.

Tal es el caso del canal del Dique, ubicado en el departamento del Atlántico y que fue construido dado que el Magdalena, única vía de comunicación (entre el interior y la costa Caribe), "siempre fue un río de curso cambiante, sujeto a los períodos de lluvia que modificaban constantemente su profundidad, tornándolo caprichoso e indomable; por ello la navegación a través de sus aguas era irregular" (Bell Lemus, 1989). Esta obra de ingeniería, hecha en el siglo XIX, fue entonces la solución para encauzar el río y facilitar la llegada de los barcos de vapor a la bahía de Cartagena.

La construcción de estos diques trae como consecuencia que el agua, que en alguna época se extendía lentamente y de forma poco profunda en las llanuras inundables, se concentre en zonas cada vez más reducidas. Esto produce inundaciones más frecuentes y dañinas. En casos extremos, las estructuras artificiales ceden y pueden ocasionar tragedias como la que sucedió en la costa Caribe colombiana.

Los humedales costeros, entre los que se encuentran manglares, marismas, lagunas y estuarios, cumplen una valiosa función en la protección de las poblaciones humanas contra los efectos de huracanes, ciclones, mareas de tempestad y tsunamis. Su destrucción puede tener consecuencias nefastas como lo sucedido en 2005 con el huracán Katrina. Se estima que en el mundo hay 200 millones de personas que viven en regiones costeras bajas susceptibles a sufrir inundaciones catastróficas (Ramsar, 2010).

Aunque los humedales comprenden un área relativamente pequeña de la superficie de la tierra, muchas especies dependen de ellos para sobrevivir. Alrededor de 100.000 especies de animales distintas han sido identificadas en los humedales de agua dulce del mundo. Las principales causas de la pérdida de biodiversidad en humedales son la modificación del hábitat, el cambio climático, la contaminación, la propagación de especies exóticas invasoras y la sobreexplotación de recursos.

Los humedales generan además una variedad de productos vegetales, animales y minerales como madera para construcción, leña, sal, plantas medicinales, tallos y hojas para fabricación de tejidos y forraje para animal, entre otros. Son también importantes para la seguridad alimentaria de la población, pues suministran alimento como el pescado. A pesar de ser una de las fuentes básicas de proteína para 1.000 millones de personas en el mundo y aportar al menos 15% de proteína animal a otros 2.000 millones, se desconoce su dependencia de los humedales costeros. Los sistemas de arrecifes de coral, considerados humedales por la Convención Ramsar, ofrecen lugares críticos de incubación y cría para la pesca mundial.

El Instituto Humboldt se une a está celebración extendiendo la invitación a conocer y reflexionar sobre el estado de los humedales en el país y a potenciar su valor como reservorios del bienestar humano y fuente de desarrollo.
Los invitamos a leer diferentes artículos que han sido publicados con motivo de la celebración:
Elaborado por: PEI Comunicaciones, Instituto Humboldt (comunicaciones@humboldt.org.cocontenidos@humboldt.org.co)

En contexto