9/05/2012


Lunes 30 de Julio de 2012 15:29

Vivimos tiempos críticos para la permanencia de la vida de la naturaleza y de la humanidad. Se multiplican las agresiones al planeta, afectando todas las especies vivas, los ecosistemas, la biodiversidad, hasta el clima. La vida de los pueblos se destruye por la desposesión de sus territorios. La concentración monopolística del capital, la hegemonía del sector financiero, la deforestación, el monocultivo, la utilización masiva de agentes tóxicos, pero también las guerras, el imperialismo cultural, las políticas de austeridad y la destrucción de los logros sociales, son el pan cotidiano de la Humanidad. ¿Debemos realmente destruir el planeta para desarrollarnos? El crecimiento económico necesita el sacrificio de millones de hombres y mujeres? El desempleo juvenil es el precio a pagar para salvar la economía? La sucesión de crisis, la obstinación en seguir el camino del neoliberalismo, la generalización de las injusticias: todos estos plantean algunas cuestiones fundamentales para la humanidad. La indignación sigue aumentando en todo el mundo. Los gritos de los oprimidos se ven reflejados en los gemidos de la Madre Tierra. Escuché a Francois Hourtart, sociólogo marxista belga, fundador del Centro Tricontinental (CETRI) que funciona en la Universidad Católica de Lovaina y de la revista "Alternatives Sud", hablando del "Bien Común de la Humanidad"como alternativa a la dura realidad y crisis del mundo. 
Escucha Audio en www.contagioradio.com

En contexto