2/26/2013

Avanza el  paro convocado por los caficultores.  A pesar de la respuesta violenta por parte del estado,  sigue sumando sectores sociales.El dia de hoy  se han sumado los algodoneros, arroceros, maiceros y otros agricultores,  que protestan  ante los bajos precios de venta y los altos costos de produccion, sumado a la importacion de alimentos, la falta de garantias y subsidios de parte del estado.
Por otro lado se suman hoy al paro convocado por los cafeteros campesinos cocaleros del guaviares, que han sido afectados por las politicas antidrogas del gobierno, quienes   protestan por la forma represiva en que erradicadores contratados por el gobieno y escoltados por el ejercito maltratan fisica y sicologicamente y criminalizan a los campensinos de la region, afectando gravemente la salud y la produccion de pancoger del campesinado,  eslabon mas debil en la cadena del narcotrafico.

El balance del paro iniciado el dia de ayer demuestra la total falta de voluntad politica del gobierno nacional, la brutalidad policial es el comun denominador  en todos los territorios que han iniciado el paro, con un campesino asesinado en el municipio de Garzon, Huila, a manos de un agente del ESMAD  quien le impacto con una granada de aturdimiento el Abdomen, por otro lado en un planton organizado por los campesinos cacaoteros de la region del magdalena medio en  la vía que comunica a Barrancabermeja con Bucaramanga y la vía al mar, sobre la troncal del Magdalena Medio el dia de ayer, fueron atacados por miembros del esmad, y el campesino Ramiro Amado, perdio una mano a causa de un artefacto lanzado por un miembro del ESMAD.

A pesar de la represion y respuesta violenta del estado,  los sectores agricultures movilizados han dicho que continuan el paro hasta tanto no haya una respuesta favorable de parte de las instituciones del estado.
Ante la negativa del estado a aceptar las justas demandas de los agricultores, es necesaria una accion conjunta de todos los sectores sociales que obligue al gobierno a negociar una politica agraria justa que beneficie al pequeño agricultor indigena, campesino y afrodescendiente. les respete sus derechos y su territorio y les brinde oportunidades economicas para continuar con su actividad.

En contexto