5/24/2013




Por:  Juan  Sebastián  Hurtado  Holguín.
Antropólogo y candidato a Magister por la FLACSO - Argentina
Colectivo Agrario Abya Yala

Para  el  común  de  los  latinoamericanos  es  sabido  que  Buenos  Aires  es  una  ciudad  con   atractivos  mágicos  y  cautivadores  que  invitan  cada  año  a  cientos  de  miles  de  turistas  a   disfrutar  del  tango,  fútbol,  asado  y  de  los  buenos  vinos  que  producen  estas  tierras.  Por   otra   parte,   existe   otro   tipo   de  “turismo”   que   no   apunta   a   los   anteriores   atributos   exóticos  del  disfrute  y  el  placer  sino  que  se  enfoca  en  la  búsqueda  de  oportunidades   educativas.     Sólo  basta  caminar  unas  horas  por  la  Avenida  Corrientes,  Callao,  Rivadavia  o  9  de  Julio   -­‐por  nombrar  algunas  de  las  principales  calles  de  la  ciudad  porteña-­‐  para  identificar  la  “tonada”   o   acento   colombiano.   

Se   escucha   en   tiendas,   en   locutorios   –cabinas   telefónicas-­‐,  entre  los  camareros  de  los  restaurantes,  almacenes  de  ropa  y  hasta  por   teléfono  en  encuestas  y  call  centers.     La  pregunta  recurrente  de  algunos  porteños  y  colombianos  admirados  con  lo  evidente   es:  ¿qué  hacen  tantos  colombianos  en  la  Argentina?
 Siendo  una  respuesta  frecuente:   “la  mayoría  son  jóvenes  que  vienen  a  estudiar  y  a  trabajar”.  Pero  más  allá  de  ser   Buenos  Aires  una  linda  ciudad  con  atributos  turísticos  y  buena  oferta  académica,  ¿qué   es  lo  que  atrae  a  los  estudiantes  colombianos  a  esta  metrópoli?   Lo  primero  que  cabría  ver  es  el  por  qué  salen  de  su  país  buscando  oportunidades  en  
otras  naciones.

En  primera  instancia  se  podría  pensar  que  lo  hacen  para  conocer  otro   país,  aprender  de  nuevas  culturas  e  ilustrarse  en  otra  academia  que  no  sea  la  nacional.   Pero  en  realidad,  las  causas  que  atribuyen  los  jóvenes  a  su  exilio  obedecen  a  los  altos   costos  en  las  matrículas  de  las  universidades  colombianas  –tanto  en  pregrado  como   en  postgrado-­‐,  falta  de  oferta  –postgrados-­‐  y  al  inexistente  apoyo  económico  por  parte   del  Estado  y  del  gobierno  colombiano. Según  el  último  Boletín  de  Prensa  del  DANE  sobre  Mercado  Laboral  de  la  Juventud  (14   a  26  años) (1),  las  cifras  de  ocupación  (47,3%),  desempleo  (17,2%)  e  inactividad  (42,9%)   de  los  jóvenes  que  están  en  edad  de  trabajar  son  alarmantes.  Este  sector  representa  el  28,9  %  de  la  población,  es  decir  que  se  esta  perdiendo  buena  parte  de  la  fuerza  de   trabajo  joven  que  tiene  Colombia.  Pero  este  no  es  el  único  campanazo,  hace  algunos   días   la   directora   regional   para   América   Latina   y   el   Caribe   de   la   OIT,   incitó   a   los   Gobiernos  a  buscar  soluciones  para  "generar  más  y  mejores  puestos  de  trabajo"  para  e  trabajo"  para   jóvenes (2),  además  según  el  Observatorio  Laboral  para  la  Educación  el  77,6  %  de  los   profesionales  están  vinculados  al  mundo  laboral (3);  quedando  reservado  para  el  22,4%4   restante,  el  desempleo.  Que  la  falta  de  oportunidades  y  de  empleo  sea  una  de  las   principales  causas  de  expulsión  y  fuga  de  los  jóvenes  colombianos  es  una  situación  
lamentable  y  frustrante  desde  cualquier  punto  de  vista.   

Ante  este  panorama  cabe  preguntarse  ¿y  qué  hacer?  Bueno  pues  la  lógica  de  muchas   personas  es  -­‐me  voy  a  otro  país  que  me  brinde  mejores  posibilidades  de  estudio  o  de   empleo-­‐,     donde   Buenos   Aires,   Argentina   es   un   destino   privilegiado   para   los   colombianos.  Las  causas  que  influyen  a  venir  a  esta  ciudad  varían  tanto  como  sus   motivaciones,  donde  resaltan  el  bajo  costo  en  la  oferta  educativa  y  la  posibilidad  de   oportunidades  laborales.  A  su  vez,  se  perciben  otro  tipo  de  causas  que  cautivan:  es  un   país  que  goza  de  buen  reconocimiento  a  nivel  latinoamericano  por  su  fútbol  y  oferta  cultural  en  general;  afinidad  idiomática  -­‐español-­‐;  imaginario  de  que  es  un  país  con   una   economía   sólida   y   buenos   salarios   y,   finalmente,   es   un   país   sin   restricciones   migratorias  para  los  sudamericanos. En  conclusión,  una  milonga  de  oportunidades   para  los  estudiantes  colombianos.    

Lo  anterior  esta  reflejado  en  los  datos,  ya  que  la  nacionalidad  que  cuenta  con  mayor   cantidad  de  estudiantes  extranjeros  es  la  colombiana  con  el  33%  para  el  año  2011 (5).  La   mayor   parte   -­‐por   no   decir   todos-­‐,   de   estos   estudiantes   no   cuentan   con   becas   o   subsidios   del   Estado   colombiano   que   les   permita   mantenerse   económicamente   y  dedicarse  a  su  propósito  principal:  estudiar,  investigar  y  generar  conocimiento.  Esto   obliga  a  que  el  peso  económico  de  los  estudiantes  deba  ser  asumido  por  sus  familias   en  Colombia,  acudiendo  a  ahorros  particulares  y/o  por  los  estudiantes  directamente   mediante  trabajo;  donde  sus  actividades  académicas  se  ven  obstruidas,  claramente,   por  las  laborales.     

Por  otro  lado,  se  esta  liberando  al  Estado  colombiano  y  al  Gobierno  Nacional  de  la   responsabilidad  de  apoyar  la  educación  superior  en  Colombia,  ya  que  la  deficiencia  de   oferta  y  acceso  académico  de  calidad  la  están  asumiendo  los  ciudadanos  y  sus  familias  con  su  esfuerzo  y  dinero. Esta  situación  solapa  el  problema  de  acceso,  infraestructura   y  mínimo  presupuesto  otorgado  por  el  aparato  estatal  y  gubernamental  a  la  formación   e  investigación  en  las  instituciones  públicas  de  educación  superior.  Muestra  de  ello  es   el  éxodo  de  los  colombianos  por  el  mundo  buscando  becas  y  bajos  precios  educativos   para  lograr  avances  en  su  formación  académica.  Grave  síntoma  de  la  ineficiencia  y   precariedad  de  la  educación  colombiana.      

Ante  estos  hechos  parece  que  en  Colombia  se  refleja  una  posición  cómoda,  o  por  lo   menos  así  lo  evidencia  el  presidente  del  Sistema  Universitario  Estatal  (SUE),  cuando  le  preguntan:  “¿deberían  preocuparse  las  universidades  colombianas  por  los  estudiantes   que  prefieren  trasladar  su  vida  a  otra  ciudad  para  aprender?” (6),  a  lo  que  responde   “Necesitamos  fortalecer  y  multiplicar  el  movimiento  y  creo  que  si  en  Argentina  hay   oportunidades,  sobre  todo  en  el  campo  del  posgrado,  hay  que  aprovecharlas” (7).  Lo  que   no  queda  claro  es,  sí  cuando  habla  de  fortalecer  se  refiere  a  promover  becas,  o  a  precarizar   más   la   situación   de   los   profesionales   limitando   la   accesibilidad   al   postgrado.  Pareciera  que  la  preocupación  esta  en  la  movilidad  y  en  la  “transferencia   de   conocimiento”   mas   no   en   el   mejoramiento   de   las   condiciones   de   la   educación   nacional   ya   que   más   allá   del   intercambio   del   saber   esta   primero   la   calidad   y   la   garantía  de  acceso.         

Finalmente  quedan  algunas  preguntas  en  el  tintero  como:  ¿cuál  va  ser  el  futuro  de  los   nuevos  maestros  y  doctores  formados  en  el  extranjero?,  ¿mejorará  la  calidad  de  la   educación?   ¿ampliarán   la   cobertura   y   se   dará   más   acceso   a   los   postgrados?,   ¿la  educación  foránea  se  acomoda  a  las  realidades  colombianas?,  ¿qué  garantías  tiene  el   llegar  con  un  pregrado  o  postgrado  extranjero  a  Colombia?,  ¿se  está  industrializando   la   educación   en   Argentina,   es   un   negocio?,   ¿por   qué   Colombia   no   es   competitiva   económicamente  con  respecto  a  educación  superior?,  ¿podría  existir  un  mercado  más   incluyente  y  competitivo  desde  los  precios  en  Colombia?,  ¿se  puede  pensar  que  se   están   fugando   posibles   recursos   susceptibles   de   invertirse   en   Colombia?,   ¿si   en   algunos  casos  se  afirma  que  la  educación  no  es  de  calidad,  por  qué  optan  por  salir  del   país?  

Estos  son  algunos  supuestos  y  preguntas  que  quedan  en  el  imaginario  de  muchos  de   quienes  vivimos  la  situación  de  ser  migrantes  fugados  por  la  falta  de  oportunidades   académicas  y  laborales.  Es  necesario  cuestionar  el  actual  modelo  de  política  pública   educativa  en  Colombia  y  hacer  esfuerzos  por  encaminarla  hacia  la  inversión  y  apuesta   de   presupuestos   en   investigación   y   formación   de   profesionales   competentes   que   aporten  al  contexto  nacional  desde  sus  necesidades  y  requerimientos.      

Citas: 

1  Boletín  de  Prensa  DANE,  del  11  de  febrero  de  2013  sobre  Mercado  Laboral  de  la  Juventud  (14  a  26   años)   Gran   Encuesta   Integrada   de   Hogares   Trimestre   octubre   –   diciembre   2012.   Fuente www.dane.gov.co.  Consultado  el  8  de  mayo  de  2013.  

2  Agencia  de  noticias  EFE.  El  empleo  juvenil  en  Latinoamérica  requiere  de  medidas  puntuales,  dice  la   OIT.   Noticia   tomada   el   21   de   mayo   de   2013   de   http://www.semana.com/economia/articulo/empleo-juvenil-latinoamerica-requiere-medidas-puntualesoit/342586-3 

3  Información  estimada  para  el  año  2011.  Tomado  de  http://www.graduadoscolombia.edu.co nConsulta   21  de  mayo  de  2013.  

4  Según  datos  del  Observatorio  Laboral  Para  la  Educación  se  podría  pensar  en  una  cifra  aproximada  de   303.964  profesionales  desempleados  para  2011.  Cálculo  del  autor.


5  Estudio  Estudiantes  Internacionales  del  Observatorio  de  Comercio  Internacional  de  Buenos  Aires

6  Tomado  del  articulo  ¿Por qué prefieren estudiar en Argentina? Periódico El Espectador   http://www.elespectador.com/noticias/actualidad/vivir/articulo-417358-prefieren-estudiar-argentina

En contexto