8/23/2013

A cinco días de iniciado el paro agrario y popular convocado por las princípiales organizaciones agrarias del país junto a los gremios camioneros y de la salud, hay que resaltar la capacidad de resistencia y organización que han tenido en todo el país los sectores en paro a pesar de las constantes y sistemáticas agresiones por parte de la fuerza pública y el ESMAD que han dado como resultado centenares de heridos en todo el país.También hay que ver el manejo desastroso que ha tenido la institucionalidad y el gobierno  de Santos del paro.


 http://utopialapalabra.blogspot.com/2013/08/colombia-19-de-agosto-paro-nacional.html

 Mostrándose ante los medios de comunicación inicialmente con una actitud prepotente e intimidadora, menospreciando la capacidad de movilización e impacto de los sectores convocantes, para luego asumir una postura cobarde de no dar la cara y delegar en subalternos esa responsabilidad conforme han pasado los días, recurriendo al viejo discurso de relacionar la protesta social con los grupos guerrilleros y otras excusas para desviar la atención y restar legitimidad a la protesta.

Este paro conforme pasan los días ha ido adquiriendo mayor fortaleza, en la medida en que más sectores sociales se vayan sumando, los bloqueos de vías han aumentado, sumando más de 30 vías importantes bloqueadas el día de hoy. Los departamentos más bloqueados son Boyacá, Nariño y Cundinamarca, Hoy comenzaron los bloqueos en las entradas de Bogotá en Usme, Sibate y la Calera.

Por otro lado hay numerosos sectores sociales que han anunciado su posible adhesión al paro como lo son FECODE y las universidades públicas. Lo cual es positivo y puede generar mayor opinión publica favorable a los sectores en paro y una mayor presión a la institucionalidad que obligue al gobierno ceder ante las peticiones del paro.

Hoy después de una jornada de negociaciones entre los líderes del paro y los delegados del gobierno, no se llegó a un acuerdo y los manifestantes se levantaron de la mesa ante la falta de acuerdos, Esto ha sido una muestra clara de la posición que han asumido los sectores en paro, al ser conscientes de su capacidad de ejercer presión y que en la correlación de fuerzas están para exigir mucho más al gobierno nacional.

Este paro puede considerarse como un hecho histórico en la protesta social colombiana, fruto de la acumulación de décadas de medidas privatizadoras y neoliberales que han puesto los intereses del gran capital por encima del bienestar social de nuestros pueblos llevando a la quiebra al sector agropecuario, transportador, educativo y de la salud, hoy con los TLC y las llamadas locomotoras del desarrollo del gobierno de Santos han llevado al pueblo colombiano a tocar fondo en su situación económica, obligando a estallar como una olla a presión en protestas.

En este sentido como diversos analistas lo han mencionado este paro puede ser un punto de inflexión en la protesta popular en Colombia, lo que puede verse es la oportunidad de generar espacios de unidad integral más allá de la coyuntura en los diversos movimientos y sectores sociales que han generado el paro, y permitirse una unidad a mayor plazo para ir cualificando un movimiento popular unitario, que pueda convertirse en una alternativa real de poder, esto nos convoca a la difícil tarea de asumir la labor de lograr una unidad en los sectores populares y de izquierda superando los vicios sectaristas y egos personales que logren conformar un bloque de poder que pueda hacer frente a las aspiraciones reeleccionistas de Santos y las estrategias uribistas de cooptar el senado. Frente a esto una buena noticia es el congreso de unidad popular que se llevara a cabo los días 31 de agosto y el 1 de septiembre un Encuentro Nacional de Unidad Popular en Bogotá, que pretende generar una agenda común de movilización y definir un Pliego Único de los sectores en lucha.

Es hora de seguir apoyando y promoviendo el paro agrario y popular y abonar así la unidad popular que es la única alternativa a las pretensiones del régimen Oligárquico.

Cubio. 

En contexto