8/25/2013

Somos hoy once millones de personas que habitamos el Campo colombiano: somos cerca de 5.400.000 campesinos/as, somos un 1.600.000  indígenas con 87 etnias  que representamos el 3.4% de la población colombiana, y somos unos 4.000.000 Afrocolombianos/as construyendo vida digna, produciendo alimentos, defendiendo la libertad, resistiendo en la defensa de nuestros territorios y que nos resistimos a salir de él.
 Tras la violencia sistemática y generalizada en nuestros campos y su terror que nos obliga a salir desplazados. Se nos aplica un modelo de saqueo y destrucción de nuestros bienes naturales; un modelo extractivista, de monocultivos, Megaproyectos, agro-negocios, obras de infraestructura, turismo, entre otras acciones económicas que excluyen a las mayorías, que desplazan, asesinan, y saquean a nuestros pueblos indígenas, campesinos y afro-descendientes.
   Hemos sentido y vivido en carne propia esta macabra política de despojo de nuestros derechos, de nuestras tierras, millones de hectáreas  concentradas en pocos dueños condenándonos al desarraigo, la miseria, al desplazamiento forzado el y la opresión.
  Conocemos que esta política de muerte  aplicada y sostenida por medio el terror  militar, jurídico y económico apunta al favorecimiento de las políticas del comercio internacional y su especulación financiera llámese TLCs, o los agro-negocios. Apuntan a que desaparezca el campesinado y que los sobrevivientes del despojo y la mendicidad a las que se nos somete con el desplazamiento forzado, se sumen a las filas de los obreros explotados por grandes corporaciones económicas ahora en el campo, en latifundios, en emporios minero-energéticos bajo condiciones feudales de trabajo y sometimiento y sin ningún tipo de garantías laborales; que seamos empleados como trabajadores de mano de obra barata en las grandes plantaciones y agronegocios; negros e indígenas que cuiden los bosques, la producción de oxigeno, agua y sirvan como atractivo para mostrar ante el turismo  de la salud que hoy se promociona ante el mundo.
  Como campesinos, campesinas, indígenas, Afrodescendientes, pequeños/as mineros/as, agro-mineros/as, pescadores/as, trabajadores/as rurales, ambientalistas, estudiantes, profesores/as que conformamos el Coordinador Nacional Agrario CNA: convocamos a las diferentes organizaciones sociales, políticas, populares, juveniles, a los obreros y obreras, a los pueblos que convivimos en Colombia, a que participemos unidos en el PARO NACIONAL AGRARIO  el  19 de agosto del 2013 y sigamos construyendo el país digno, sano, educado, respetado que merecemos.
Exigencias del paro del 19 de agosto:
  1. Cumplimientos a los acuerdos firmados anteriormente.
  2. Solución política al conflicto social y armado que vive el país en la búsqueda de la paz con justicia social
  3. El reconocimiento del campesinado como sujeto social y político.
  4. La permanencia en los territorios con autonomía y autodeterminación.
  5. Contra la gran minería trasnacional  y la protección a la pequeña minería, la minería ancestral, y la minería  tradicional.
  6. Contra los TLC y en  defensa de la economía campesina, y la soberanía y autonomía alimentaria; rechazando la importación de alimentos.
  7. Contra las fumigaciones a nuestros territorios y a nuestros cultivos de pan coger.
  8. Exigiendo Subsidios para los insumos agropecuarios.
  9. Condonación a la deuda de los pequeños productores.
  10. Respeto y garantías  a la lucha agraria.
Coordinador Nacional Agrario de Colombia CNA
Julio 30 de 2013


En contexto