11/14/2013

Maiza
Colectivo Agrario Abya Yala




Desde hace ya más de 500 años, las comunidades indígenas del Abya Yala, han resistido y luchado a las imposiciones de los conquistadores, opresores, invasores, religiosos que bajo el velo de la modernidad y la iglesia, vinieron a extraer las riquezas naturales de nuestros suelos, a invadir y saquear nuestros territorios para continuar sus proyectos imperialistas.


Necesitamos recordar, que el modelo capitalista no se hubiera podido hacer nunca sin la muerte, la masacre de muchos abuelos y abuelas de nuestro pueblo, quienes dieron la vida siendo esclavizados por personas que bajo el pretexto de su color de piel y su lugar de procedencia, se atrevieron a destrozar los lugares sagrados, a reglamentar las conductas, a prohibir las diferentes lenguas por las que nos comunicábamos y que, aun hoy después de 521 años estos modelos de explotación siguen vigentes a través de leyes mucho más sutiles como el trabajo tercerizado, el acaparamiento de tierras, la concesión a transnacionales de lugares cargados de riqueza en minerales, agua o biodiversidad; y que asi mismo nuestra sociedad se divide entre ricos y pobres, blancos, mestizos, negros, indígenas, campesinos.

Estas divisiones, más que contribuir a una vida “democrática” y justa para las y los habitantes de este planeta, han contribuido a profundizar más y más los proyectos de saqueo y de despojo que muchos de los gobiernos de nuestros países fomentan a través de sus políticas económicas, políticas, legislativas.

Todas estas problemáticas buscan hoy ser resueltas por distintos pueblos de nuestras naciones, quienes de una forma u otra han resistido a las invasiones, los saqueos y las masacres a las que han sido sometidos, y hoy, pasados 521 años de comenzar estas políticas fatídicas, hacen frente con propuestas construidas desde las necesidades de los territorios, en un diálogo constante con las comunidades, reivindicando sus justas luchas, caminando de la mano hombres y mujeres para hacer frente al patriarcado, preocupándose por la educación intercultural, por el resguardo de la madre tierra, por la soberanía alimentaria de las diferentes naciones y la recuperación de nuestras identidades.

En contexto