11/14/2013


Por: LocoSapiens Medios, Colectivo Agrario Abya Yala y Mochila Ambulante
15 de Noviembre de 2013

La tierra del Abya Yala, nombre original de nuestro continente y hogar milenario de las comunidades ancestrales de estas tierras, ha sido históricamente lugar de disputas entre los capitales más voraces de los países y las potencias mundiales contra los pueblos y comunidades que los habitan, para controlar los múltiples escenarios estratégicos de extracción de riquezas y recursos que acaparan grandes cantidades de tierras, sean para minería a gran escala, para el monocultivo agroindustrial, la explotación petrolera el desarrollo de infraestructura energética y comercial, o la ganadería extensiva.


Durante el 11 y el 12 de noviembre se llevó a cabo la II cumbre de mujeres indígenas del Abya Yala quienes se reunieron a caminar la palabra y compartir experiencias en torno a la situación de los pueblos y movimientos indígenas frente al modelo de desarrollo y las imposiciones culturales y políticas que los países y ahora corporaciones transnacionales dominantes, han emprendido en contra de los pueblos del mundo.
En las discusiones se desarrollaron los temas de justicia ordinaria y justicia propia, su relación con las mujeres indígenas y los derechos humanos. Así mismo el reconocimiento de las voces de las mujeres indígenas se ratificó como un punto fundamental en el desarrollo de asambleas propias y de las decisiones internas de las comunidades.

La formación continua se establece como una necesidad para los pueblos indígenas ya que de ésta se desprende el desarrollo de estrategias de lucha integrales que incluyan demandas en escenarios internacionales de justicia ordinaria, así como la constitución de normatividad interna para atender problemáticas importantes como el consumo de alcohol en las comunidades.
A partir de estas discusiones se han generado propuestas desde las consejeras, madres, mujeres, hermanas indígenas que en este momento sirven de bases de apoyo para las discusiones en torno a los modelos de desarrollo, confrontando la idea del Capitalismo Neoliberal contra la construcción de un nuevo paradigma civilizatorio, a favor del buen vivir y los derechos de la madre tierra. Además, las propuestas de libre determinación buscan discutir sobre el derecho y la exigencia de la consulta y consentimiento previo que deben realizar los gobiernos de los diferentes países para ejecutar megaproyectos sobre los territorios y los bienes naturales de los pueblos indígenas, así como propender por la construcción y consolidación de sistemas de justicia propia además de modelos de educación y salud intercultural.

Como resultado de estas discusiones las mujeres indígenas del Abya Yala exigen empoderarse en los roles políticos dentro de sus comunidades, combatiendo el patriarcado y el machismo imperante que se ha heredado de la imposición de la religión cristiana en todas sus vertientes sobre los pueblos originarios del continente. Así mismo se reivindica el apoyo mutuo y el caminar en unidad entre hombres y mujeres, en búsqueda de equidad e igualdad en la participación en las distintas esferas de toma de decisión de los movimientos y organizaciones indígenas.
Se destaca que la educación de los más pequeños sea emprendida por sus madres y padres de manera conjunta, en donde se priorice la formación en valores ancestrales haciendo de la educación un espacio de resistencia contra el modelo imperante capitalista-neoliberal, complementandolo con prácticas educativas y pedagógicas alternativas, populares y comunitarias que rescaten las cosmovisiones y cosmogonías propias de los pueblos del Abya Yala y de los pueblos que se viven histórica resistencia frente al modelo económico y cultural que se ha impuesto
sobre tierras, aguas, vidas y vientres. 




En contexto