3/18/2014


Con una multitudinaria y ordenada movilización, culminó hoy la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular en la plaza de bolívar, llenándola por completo de rostros y banderas de diversos colores que se estremecían de tanto en tanto con las voces de los y las voceras de cada uno de los procesos que caminan juntos esta gesta de unidad y que no se detendrán.


Aunque los grandes medios de comunicación han querido opacarla y minimizarla, afirmando que fueron alrededor de 6 mil o 12 mil los manifestantes, lo cierto es que el número de personas que marcharon ayer fue ampliamente mayor a la cifra estimada por medios de "desinformación", que quieren restarle importancia a un evento histórico que hoy ratifica un proceso de unidad entre las diversas organizaciones agrarias, sociales y populares, el cual es la semilla del mayor movimiento de unidad en la historia reciente del país. 

Allí se sentó un precedente al presidente Santos: los territorios urbanos y rurales de Colombia necesitan soluciones estructurales y las respuestas por parte del gobierno central son una burla a las demandas de los sectores agrarios, el Pacto Agrario no representa ninguna solución de fondo y sólo ha contado con la participación del alto gobierno y de los grandes gremios industriales y empresariales.

Luego de que aproximadamente 4000 delegados provenientes de todo el país sesionaran en ocho ejes temáticos que reúnen los principales aspectos de conflicto frente al establecimiento, y tres ejes temáticos alrededor de las proyecciones de movilización, negociación y postura frente a la paz de cara a la construcción de un gran movimiento por la paz, se construyó un documento de conclusiones y se ratificó popularmente un Pliego Unitario que recoge las principales demandas del movimiento social y sobre el cual se va a negociar con el gobierno nacional de forma conjunta. 

De continuar con el incumplimiento de los acuerdos logrados como consecuencia del Paro Agrario y Popular y las demás movilizaciones realizadas el año pasado, y de no evidenciar una voluntad política para atender las demandas levantadas en el Pliego Unitario, todas y todos, esta vez de forma articulada y coordinada, volveremos a las carreteras de todo el territorio nacional a hacer sentir al gobierno y al país que los y las indígenas, el campesinado, las negritudes, el estudiantado, los y las obreras, los indignados y emberracados existimos y no permitiremos que el gobierno y las élites sigan atropellando los intereses de los pueblos.

Este ha sido un hecho sin precedentes que, al igual que como sucedió en el anterior paro, ha sido desestimado por el gobierno nacional y los grandes medios de comunicación, pero que conforme pasan los días volverá a mostrar su capacidad de impacto, de movilización, y pondrá otra vez en la cuerda floja a la administración de Santos, y bien encausado, al establecimiento!

En contexto