3/15/2014



El día de hoy  asistimos con alegría a la instalación de la cumbre agraria campesina étnica y popular, en la que presenciamos con gran entusiasmo la convergencia de los movimientos sociales que han venido construyendo un proceso de unidad y fraternidad en torno a las reivindicaciones agrarias que motivaron el pasado paro agrario nacional. 


 
En un primer momento, la cumbre contó con  el saludo fraterno y entusiasta por parte de dirigentes sociales y voceros de diversos  procesos sociales como Gustavo Petro alcalde mayor de Bogotá, Aida Avella candidata a la vicepresidencia, Iván Cepeda y Alberto Castilla senadores de la república, Piedad Córdoba dirigente de marcha patriótica, el saludo fraterno del Movimiento al Socialismo de Bolivia, el congreso de los pueblos Venezuela y numerosos procesos provenientes de parte de todo nuestra Abya Yala. 

Esta instalación estuvo  cargada de saludos emotivos  por parte de quienes ven en esta cumbre la esperanza de construir un  amplio movimiento social que le apunte a convocar una asamblea nacional constituyente por la paz y justicia social, abriendo la posibilidad de llevar a cabo las transformaciones estructurales que requiere nuestro país como la reforma agraria, la reforma educativa, la reforma  a la salud y pueda construir una nación incluyente y al alcance de los sueños de las comunidades que habitan este territorio. 

Cabe resaltar que los procesos sociales asistentes legitiman este gran movimiento que busca convocar a toda la población a construir una agenda unitaria de movilización social en torno a los problemas estructurales de nuestro campo colombiano. La cumbre es el resultado de un largo camino de lucha que desde el año pasado estalló en el gran paro agrario nacional, el cual demostró desde sus primeros inicios que esta problemática ya no es de interés exclusivo de la población rural sino que es una preocupación común en toda la sociedad.

Las expectativas de este encuentro son muchas, más aun dado el momento histórico que vive nuestro país, pues debemos recordar  que este acontecimiento es el resultado de un largo caminar de las luchas reivindicatorias que busca hacer efectivos nuestros derechos y legitimar el ejercicio de la soberanía en nuestros territorios. Este andar, día a día permite la esperanza y el sueño de que otro país puede ser posible; muy a pesar de las continuas amenazas que reciben los procesos. Acciones como la estigmatización de todas las personas que hacen parte de las organizaciones o sus simpatizantes, abuso de autoridad y represión de la fuerza pública, violación de DDHH, detenciones arbitrarias, asesinatos selectivos a líderes comunitarios, juveniles y políticos y demás actos de violencia que dificultan que nuevas alternativas políticas sean posibles.

La unidad avanza y aún queda mucho camino por andar, muchas voces necesitan ser escuchadas, las reflexiones en torno a la paz no dan espera. Serán días de deliberación en los cuales se recogerán las voces de cada asistente delegado provenientes de parte de todas las regiones de nuestro país, construyendo un pliego unitario y agenda común de movilización.  Los y las invitamos a este espacio de democracia y participación, porque creemos que otros mundos son posibles, que la construcción de alternativas no es una cuestión de representantes o caudillos, sino un camino que mano a mano construimos grandes y pequeños, líderes y jornaleros, campesinos y estudiantes, indígenas y afro.

Maiza y Cubio

En contexto