5/06/2014

El Colectivo Agrario Abya Yala lamenta profundamente la muerte en tierras colombianas del camarada amigo Juan Rodríguez Pérez. Algunas de nosotras estuvimos en su casa en la Habana, la casa de los viejos, y nos dejamos impulsar por el amor que hay detrás de todas las revoluciones. Nos permitimos reproducir el escrito de Tania Sánchez, agradeciendo sus palabras.

¡Hasta siempre! Al Revolucionario
Escrito por Tania Sánchez - Sónika en Sintonía
Lunes, 05 de Mayo de 2014 
http://www.sonikaensintonia.com/

Desde nuestras páginas de Sónika en Sintonía extendemos un saludo solidario a la familia cubana que acoge en su hogar y en su vida a cientos de latinoamericanos. Un ¡hasta siempre! A nuestro amigo Juan Rodríguez Pérez.


El Teniente. Coronel Juan Rodríguez Pérez nació el 11 de noviembre de 1936 en Guantánamo, en el seno de una familia acomodada, pero que influyó en sus ideas de izquierda. Fue sastre de oficio y poseía algunas pequeñas empresas que más tarde donó al movimiento revolucionario.




En 1951 integró las filas de la Juventud Ortodoxa, lo que le sirvió de base para las futuras acciones. En 1956 se incorpora a la lucha clandestina en Guantánamo hasta que es apresado por la tiranía batistiana. Después de las torturas, lo llevan a un sitio apartado con el objetivo de matarlo, pero se deja caer por un barranco y salva su vida. De inmediato, se integra al Segundo Frente Oriental “Frank País”, junto a un grupo de compañeros. En 1958, por orden del Comandante Raúl Castro Ruz y por su participación en los combates de Cajauro, Caimanera, Aguada del Aguacate y Río Frío, es ascendido a primer teniente del Ejército Rebelde. Por su valor en estas gestas se le conoce con el nombre de “León del Guaso”.

Después del Triunfo de la Revolución permanece en Guantánamo en el Escuadrón 16 y posteriormente pasa a atender la Sastrería Militar del Cuartel Moncada en Santiago de Cuba. Más tarde pasa a peinar el Segundo frente y luego a San Antonio del Sur e Imías. En 1959 es nombrado escolta personal del comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, quien lo designa como Jefe de la Policía Militar de Palma Soriano. En ese tiempo pasa la Escuela de Pelotones, y al terminar comienza a Trabajar en el Estado Mayor General de la Comandancia de Santiago de Cuba. Allí fue nombrado Jefe de Compañía de la Lucha contra bandidos y luego pasó la escuela de las BTR-40 en la División 50 de Tanque en Mangos de Baraguá. En 1961 participa en el Combate de Playa Girón donde se le dio un duro golpe al imperialismo yanqui en América Latina. En 1963 parte para Argelia en misión internacionalista como misión especial del Consejo de Estado. En 1965 ingresa las filas del Partido Comunista de Cuba, como miembro fundador. Se le asciende al grado de capitán.

Entre los años 1964 y 1980 funda, organiza y dirige varias unidades militares de las Fuerzas Armadas Revolucionarias. En esa época participó en 12 zafras azucareras del pueblo, en cuatro de las cuales de forma permanente. Entre 1975 y 1985 dirige las Empresa de Construcciones Militares concluyendo la misión de los túneles populares. Se le asciende al grado de mayor. Al jubilarse de las FAR en el año 1985, se le asciende al grado de Teniente Coronel.

Desde su surgimiento, fue presidente de la Asociación de Combatientes 0723 de Aldabó, por cuyos resultados se le otorgó la condición de Muy destacada.

En 1984 se le otorga la distinción Fundador del Partido Comunista de Cuba. Es poseedor de las medallas y condecoraciones siguientes:

· Medalla de la Lucha Clandestina

· Medalla de Miembro del Ejército Rebelde

· Medalla del Internacionalismo Proletario

· Medalla “Ignacio Agramonte” de Primera Clase, por su obra revolucionaria

· Medalla XX Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada

· Medalla XX Aniversario del Desembarco del Granma

· Medallas por los 10, 15, 20, 30, 40 y 50 Aniversarios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias

· Medalla del Servicio Distinguido a la Patria

· Medalla de Fundador de los Comités de Defensa de la Revolución

· Miembro de honor de la Asociación Cubana de Combatientes (veteranos)

Juan Rodríguez Pérez dedicó su vida a la obra revolucionaria en Cuba y fue uno sus líderes históricos. Ejemplo de internacionalista y de hombre de combate, creyó en la solidaridad, la unidad latinoamericana y la lucha de los pueblos por un mundo mejor.

En contexto