7/31/2014


Por Achiote - Colectivo Agrario Abya Yala


La maquila basa la producción en el aprovechamiento de los escenarios que permitan la reducción de costos. El eje principal de instalación de la maquila y de los maquiladores esta presente en la generación y obtención de mano de obra barata. Este proyecto de producción es ya transnacional y fomenta manufactura de partes para su posterior ensamble. Así una computadora se produce por partes en Latinoamérica y se ensambla Asia, para venderse desde su casa matriz al mundo en los Estados Unidos. Este tipo de organización de la producción exige que en virtud de la eficiencia y la productividad, el trabajador produzca el mayor número de unidades en el menor tiempo. La organización de la producción en la maquila generalmente se hace en cadena con producción en masa lo que hace que el trabajador se especialice en la ejecución de tareas repetitivas y en la maximización de sus actividades en relación con el tiempo.

La nueva ola dominante en la economía, que apoya la liberalización de mercados y la rápida generación de escenarios en los cuales los mercados de capital absorban las ventajas institucionales que el sistema les otorga, ha generado un arreglo de formas legales que apoyan en virtud de la inversión (en el caso de la frontera norte mayoritariamente extranjera, norteamericana) un compendio de facilidades para los interesados en la maquiladora. 

De esta forma el Estado-Nación mexicano se convierte en el eje de apoyo de medidas económicas que hacen que la fuerza laboral y los recursos económicos se queden en los capitalistas, principalmente extranjeros. En su discurso los políticos y gobernantes de turno (donde los economistas participan activamente) adjudican a la inversión extranjera como parte del modelo que va a sustentar las soluciones a los problemas estructurales que el país necesita. Los acuerdos institucionales con la inversión privada hace que las empresas maquiladoras “cabildeen” entre los gobiernos de orden nacional, estatal o municipal generando propuestas de combate al desempleo y creando formas de explotación laboral ahora ya legislada y legitimada desde el Estado, generando proceso de desnacionalización de los recursos del país o una nacional-privatización de los excedentes propiciados por el nuevo “aprovechamiento” de la mano de obra.

“adjudican a la inversión extranjera como parte del modelo que va a sustentar las soluciones a los problemas estructurales que el país necesita”

Con el neoliberalismo como ideología política, social y económica, para México la cercanía con los Estados Unidos genera procesos de “maquilización” del país. En esta gran frontera el flujo de empresas que se han instalado, se convierten en motores de la economía regional y continua base de migración interna hacia los espacios maquiladores. Desde los gobiernos se busca alimentar indicadores macroeconómicos positivos en pro de generar una relación de interés para el inversionista extranjero. Así pues se busca la forma de poner y disponer los recursos del país para la inversión de capital. En tal situación se crean las ciudades maquila donde las relaciones sociales, económicas y políticas cambian.

Un ejemplo presente en la frontera norte tiene que ver con la mujer. La sociedad occidental presente en México es sexuada. En tal razón los diferenciales de género afectan las relaciones culturales de la población. Una mujer trabajadora puede ser una mujer independiente. Los casos de madres solteras se ven frecuentemente. El hombre ha generado escenarios de dominación por la fuerza lo que promueve la desacralización del cuerpo que acompañado por otros factores como el narcotráfico, la prostitución y los escenarios de delincuencia producida por la población flotante, deja ver en las ciudades fronterizas, el feminicidio como fenómeno social. En Chihuahua, Nogales, Ciudad Juárez y Tijuana se recuerda con repudio las muertes y desapariciones de mujeres que con su sangre han pagado la falta de proyecto político, económico y cultural real para las gentes mexicanas. La maquiladora provee ciertas condiciones de “estabilidad” Por ejemplo, luego de un año de trabajo, se pueden adquirir créditos del Infonavit (Intitulo Nacional de Fomento a la Vivienda de los Trabajadores) para financiar casa a 30 años. La maquila genera contratos y paga salud y pensión de acuerdo a la inserción en el ISSSTE. Así pues desde la demagogia gubernamental estamos generando que los mexicanos puedan tener derecho a salud pensión y vivienda. Estamos cumpliendo con el objetivo. No importa que el proyecto político asociado a la maquila este “vendiendo” a mucha de su población y que desde los espacios institucionales solo generemos perdida de autonomía y de bienestar para la comunidad mexicana.

En estas circunstancias, vemos como el proyecto-maquila a nivel político esta generando procesos de venta institucionalmente legalizada de los factores productivos del país, ahora con una visión de mercantilización grosera de la fuerza de trabajo. En este análisis del tema de la maquiladora en México, cabe mencionar que es una visión parcial del proyecto político sustentando por el mundo “desarrollado” para el resto. El fenómeno maquila no es propio de México. Asia y Latinoamérica están inscritos en esta visión progresista para muchos gobiernos y devastadora como hemos visto para la mayoría de la población. Y ante tal panorama ¿Qué podemos hacer?
Aunque en principio el escenario parece desolador, la coexistencia de modos y formas de organización alternativas a esta visión neoliberal-capitalista, así mismo como las formas de resistencia de quienes están dentro del sistema, crean constantemente opciones. Existen también en el Norte de México las propuestas económicas, políticas y culturales de los indígenas Rarámuri (Taraumara), los campesinos de la sierra de Chihuahua, los citadinos inconformes de las ciudades frontera, las mujeres luchadoras de la maquila, los habitantes del desierto de Sinaloa, los que buscan la migración hacia los Estados Unidos, a los que viven de mojados (ilegales) en territorio norteamericano. Estas personas son proveedoras de proyectos políticos de autonomía.

“un modelo progresista para muchos gobiernos y devastadora como hemos visto para la mayoría de la población”

Los indígenas y campesinos tienen proyectos de organización asociadas al trabajo en comunidad y al vinculo con la naturaleza que permite sociedades sostenibles y armónicas, los citadinos de las ciudades frontera se movilizan constantemente para buscar escenarios de solidaridad ante la tragedia y organizan núcleos de trabajo comunitario y de critica que buscan proyectar como acciones sociales. Las mujeres de la maquila cansadas por el trabajo arduo son portadoras de una gran filosofía de vida asociada a la entrega y el servicio, los habitantes del desierto de Sinaloa conmueven con su gran carisma y su fraternidad. Así mismo mojados y emigrantes permiten dejar claro que no lo hacen por gusto sino por falta de oportunidades, pero que en otras condiciones estarán dispuestos servir y trabajar en su país.

Estas visiones de vida, de formas de organización y de proyectos políticos se invisibilizan fomentando la desgracia y la desesperanza, situación que invita a la corrupción y al desaliento, a la legitimación de venta institucional de los recursos y a sustentar y reproducir los vicios del poder de muchos de nuestros gobernantes, aclaro deben existir las excepciones. Así pues el trabajo de construcción de México implica buscar formas de asociación hacia proyectos que respeten las autonomías y las formas de vida no egoístas por naturaleza ni en necesidad de intervención y jerarquización propias del capitalismo.

“El capitalismo y el consumismo no son la única vía”

El capitalismo y el consumismo no son la única vía. No necesariamente tenemos que inmiscuirnos en el proyecto de globalización neoliberal. Los procesos de negociación con gobiernos políticamente fuertes y con una visión constructiva de país que piensen en las victimas pueden buscar condiciones autónomas, dignas, solidarias y de participación en los beneficios de las y los trabajadores de la maquila, por ejemplo. El Estado tiene la facultad de redistribuir y hacer reinversión social con la estructura económica vigente. Si es posible la construcción de una sociedad diferente. Un dialogo-acción de los saberes que convergen en las sociedades mexicanas que están dentro de su territorio puede contribuir a mejorar la situación de las y los mexicanos. Hay mucho trabajo por hacer, lo bueno es que en cada nueva acción lo estamos haciendo.

En contexto