7/02/2014

COORDINADORA ESTUDIANTIL DE ASUNTOS RURALES (http://cear.info/)
Toma del Ministerio de Agricultura en Agosto del 2013Shameel Thahir Silva

Como parte de la CEAR siempre hemos puesto como principio fundamental de nuestro que hacer el poner al servicio del pueblo los saberes que aprendemos en la universidad. Para muchos, mientras fuimos estudiantes, eso se tradujo en educación y comunicación popular en función de las comunidades campesinas de regiones como el Catatumbo, el Nordeste Antioqueño, Boyacá y el departamento de Arauca. Hoy, ya profesionales,  hemos dado el salto cualitativo hacia la consolidación de la investigación popular como eje fundamental de ese principio básico de nuestra organización.
En mi caso personal llevo apoyando como parte de la CEAR, junto a un compañero del Colectivo de Integración Rural (CIR) el estudio base de formulación del Plan de Desarrollo Sostenible de la Zona de Reserva Campesina Aires de Paz (ZRC-AP) impulsada por la Asociación Campesina de Arauca (ACA) en 71 veredas ubicadas entre los municipios de Tame, Arauca, Arauquita y Puerto Rondón que suman entre 200.000 y 300.000 hectáreas. La ZRC-AP es una propuesta que busca facilitarle a la comunidad campesina alcanzar las condiciones necesarias a mediano y largo plazo de vida digna construyendo asi, las bases de un buen vivir a partir de la organización política de base.


Parar para avanzar.

Como parte del equipo base del proyecto de ZRC-AP y al igual que toda Colombia, viví el Paro Agrario, Campesino, Étnico y Popular en dos tiempos. El primer tiempo se convocó a partir del 19 de Agosto del 2013. La imagen de una Bogotá militarizada, una Boyacá alzada, y decenas de bloqueos en más de la mitad de los departamentos del país liderados por la Mesa Nacional de Interlocución yAcuerdo (MIA-Nacional) dejando a las grandes ciudades sin suficientes alimentos para sus pobladores, demostraron que en Colombia las cosas no están bien y que el campesinado colombiano es la vanguardia del movimiento popular colombiano.


Ese primer tiempo lo viví en el departamento de Arauca en donde más de 1500 campesinas y campesinos junto a compañeros y compañeras indígenas, afro descendientes y sindicalistas se concentraron en la vereda FUNDADORES y la vereda TODOS LOS SANTOS-sector de la YUCA para bloquear entradas y salidas de los complejos petroleros Caño Limón y Caricari. Este valiente grupo de compañeras y compañeros del movimiento popular colombiano tuvieron la paciencia para mantenerse en estos puntos desde el 18 de Agosto del 2013 hasta el 5 de septiembre del mismo año. Fueron convocadas y convocados por la Mesade Organizaciones Cívicas y Populares de Arauca que en el contexto nacional asume el papel de MIA-Regional con su Pliego Regional de Exigencias. El cual se recoge claramente en el Pliego Nacional de Exigencias del Paro que se acordó empezar a discutir el 8 de septiembre del 2013 en reunión entre la Vicepresidencia de la Republica y la MIA-Nacional en Popayán, Cauca.


De 18 días de resistencia en el bloqueo de Caricari estuve presente en 10 días del mismo. En esos 10 días se presentaron 4 sobrevuelos de helicópteros arpía del ejército, dos intentos de infiltración de la concentración por parte de agentes de inteligencia de la policía y por lo menos un intento confirmado de entrada del ejército nacional al sitio de concentración. En medio de todo eso hubo por lo menos dos combates en los alrededores (entre 10 y 20 kilómetros de distancia) entre el Ejército Nacional y las fuerzas combinadas del ELN y las FARC-EP que dejaron como saldo decenas de soldados dados de baja y varios heridos. Los campesinos hablan que en el primer combate del que tuve conocimiento no quedo nadie (más de 25 soldados) aunque las noticias solo reportaron 12 muertos. El campesinado esta acostumbrado a las mentiras del gobierno.


Fue un primer tiempo relativamente sencillo teniendo en cuenta las situaciones de tensión y terrorismo de estado que se vivieron en otros puntos de bloqueo en el país. Durante todo este primer tiempo lo más destacado fue la disciplina y organización del campesinado, indígenas y afrodescendientes. En ese primer tiempo se aprovechó el espacio para la cualificación de las comunidades concentradas con talleres de derechos humanos, Zona de Reserva Campesina, profundización del Pliego de Exigencias de la Mesa de Interlocución y Acuerdo (MIA) Nacional y proyección de documentales. Este primer tiempo cierra en Noviembre con la reunión en Bogotá de más de 4000 lideresas y líderes agrarios de la Marcha Patriótica y el Congreso de los Pueblos que convocaron a una Cumbre Agraria para hacer un balance de la movilización y planificar el paso a seguir.


El segundo tiempo de este Paro comienza el primero de Mayo del 2014, cuando se reactiva la movilización que como Marcha Patriótica acordamos en las conclusiones de la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular junto al Congreso de los Pueblos, la Organización Nacional Indígena (ONIC), el Proceso de Comunidades Negras (PCN) entre otros procesos y organizaciones que confluyeron a este espacio unitario. El acuerdo fue que salíamos nuevamente a las calles en la primera semana de Mayo si el gobierno no cumplía con las exigencias del Pliego Unificado.


La movilización social: base fundamental de la propuesta de ZRC

En medio de las preparaciones hacia la movilización desde enero del 2014 comenzamos el Diagnostico Rural Participativo (DRP) del estudio base del PDS de la ZRC-AP, ya que como profesionales de apoyo debemos recoger la compleja visión que del territorio tienen las comunidades de las 71 veredas de Aires de Paz.


El 5 de Mayo nos reunimos para hacer un balance de nuestros adelantos en la oficina de la Asociación Nacional de Zonas de Reserva Campesina (ANZORC) en Bogotá, bajo el conocimiento previo de que las comunidades araucanas llevaban 5 días unidas al Paro Nacional Agrario en 3 puntos de concentración (Tame, Saravena y Arauca) con más de 8000 campesinas y campesinos, dispuestos a bloquear las vías si fuese necesario. La conclusión de la reunión fue la siguiente: debíamos apoyar la movilización pues era el fundamento de la propuesta de ZRC y, por ende, de nada servía nuestro "trabajo técnico" si no estábamos junto al pueblo dando la pelea.


Planeamos, nos preparamos para rotarnos en los puntos de concentración por si la movilización se extendía por varias semanas, y dos de nosotros arrancamos esa misma noche para Yopal ya que no había bus hasta Tame por la situación del bloqueo. En Yopal muy a las cuatro de la mañana, negociamos nuestro viaje en los pocos taxis piratas que se arriesgaban a ir hasta Tame, ya que días antes había ocurrido un incidente en la vía por los lados de Agua Azul, donde un desconocido lanzo una bomba molotov a un camión en donde se trasportaba una familia desde Buenaventura a establecerse en Arauca, lo que ocasionó la muerte del conductor y severas quemaduras a la señora. Claramente fue una acción de alguno de los grupos paramilitares casanareños orientados a sabotear la movilización campesina con estas horribles acciones mediante la siembra del terror en la comunidad, intentando indalgarle el acto a las comunidades movilizadas.


Llegamos a Tame alrededor de las 8 de la mañana de ese martes 6 de Mayo en un taxi pirata, que nos cobró $45.000 después de negociar su oferta inicial de $50.000 aunque la tarifa usual eran $30.000 pero al ser piratas en medio de un paro, con el incidente de Agua Azul, unos días atrás se dan el lujo de especular. Nos gastamos $90.000 cada uno, cuando lo usual son solo $70.000 Bogotá-Tame. A partir de ahí, nos quedamos sin fondos. Dependíamos absolutamente del campesinado. Sabíamos que teníamos que llegar al Liceo Tame, un colegio donde estaban pernoctando una parte de los campesinos concentrados en el municipio, y como nos dejaron en el parque central, lleno de policías armados hasta los dientes, "custodiando" los edificios oficiales, seguramente de las hordas de “terroristas” que se habían tomado el pueblo, decidimos gastar nuestros últimos $5000 en un taxi que nos llevara a la seguridad de la concentración campesina sin demora.


El taxista, igual que los taxistas de cualquier parte del mundo a pesar de la brevedad del viaje entablo un dialogo con nosotros a  partir del destino que le dimos, obviamente nos dirigíamos a apoyar el paro ya que veníamos con equipaje hacia el Liceo Tame, nos contó como el trabajo había estado lento esos días ya que la gente del pueblo había reducido sus actividades al mínimo en apoyo al campesinado y por el cierre del terminal de trasportes. Se lamentó del hecho de que los medios corporativos de comunicación no publicaran nada relevante sobre el paro y específicamente sobre Arauca, los llaneros tienen un sentido regionalista muy fuerte y desde agosto del 2013 vi como estaban pendientes de las noticias esperando ser nombrados como participantes activos del paro, nosotros respondimos comentandole como los medios están al servicio de los poderosos y parte de su función es silenciar las exigencias del pueblo colombiano y como además eran amarillistas y solo le interesaban los disturbios, muchas veces provocados por agentes estatales para buscar cualquier imagen que desacreditara el movimiento campesino. Llegamos al Liceo, le preguntamos al taxista el costo de nuestro viaje y el buen hombre dijo riendo que de ningún modo nos iba a cobrar si nosotros éramos parte de la movilización campesina, nos deseó mucha suerte.


A partir de ahí todo se desarrolló muy rápido. Un líder de la concentración en el Liceo ubicado al lado de la carretera principal y a corta distancia del batallón del Ejército que se encuentra a la salida de Tame, ubico un carro que llevara a mi compañero hasta Puerto Jordán, vereda a mitad de camino entre Tame y el municipio de Arauca y se comunicó con un ingeniero de petróleos afín a la movilización campesina que se dirigía hacia Arauca desde la sabana trasportando enfermos, y que pasaría en pocas horas por Puerto Jordán, para que recogiera a mi compañero ahí en la vereda y lo llevara hasta el punto de bloqueo de Arauca.


En la reunión en ANZORC habíamos acordado que como el punto de Tame y el punto de Arauca eran los puntos con más comunidades de la ZRC Aires de Paz era importante realizar la mayor cantidad de talleres de socialización y profundización del tema de ZRC en esos puntos ya que prácticamente estaba toda la comunidad de la ZRC movilizada. Eso fue lo que hicimos. Cuanto mi compañero partió hacia Puerto Jordán yo rápidamente me acomode, empecé a saludar a viejos conocidos de la Escuela Fundadores que volvían a movilizarse esta vez y que seguramente si los convocan para una tercera o una cuarta volverán a salir a las carreteras, colgué mi chinchorro entre una ventana y una viga del coliseo del colegio donde se habían acomodado más de 100 personas de unas 3 veredas y me puse a disposición del trabajo planeado.


¿Cuáles son las historias de la gente?

Ana viene del Meta. La conocí en la vereda fundadores. Ella tiene miedo a que el Escuadrón Móvil Antidisturbios entre por la fuerza a la concentración. Cuenta como en los tiempos que vivía con su primer esposo en medio de la última arremetida paramilitar cualquier ruido en los alrededores de su finca era un aviso para ella de que se acercaban a matarlos. Los nervios fueron algo incontrolable tanto así que tuvo que irse a vivir al pueblo con su familia. Su esposo era más tranquilo y siempre le repetía “el que nada debe nada teme” desafortunadamente cuando llegaron al pueblo los paramilitares asesinaron de manera indiscriminada y sin preguntar, entre ellos callo el esposo de Ana. Su hijo que hoy está en bachillerato carga en la billetera una foto del señor en el ataúd con la cabeza desfigurada por los impactos de bala.

Ermilda es una llanera con todas las de la ley. Aprendió a leer, sumar y restar en un bachillerato agrario de solo 8 días ¿Qué tal que hubiera tenido la oportunidad de recibir educación gratuita y de calidad?, es presidenta de la junta de acción comunal de su vereda y está muy interesada en sacar adelante la ZRC-AP. También la conocí en el primer tiempo del paro y muy amablemente se ofreció a pesar de mi vergüenza a ayudarme a lavar mi ropa al verme atareado con una tarea que ella saco adelante en cinco minutos.

También conocí a Toño en Fundadores, es del Sur de Bolívar y termino en Arauca por que los paramilitares lo querían matar porque él fue capaz de enfrentarlos y no dejarse extorsionar cuando ellos llegaron a su pueblo a pedir una “colaboración” para su organización.

Don Pedro cuenta que salió de Chaparral Tolima con su familia en el año 64 y desde ese tiempo vive en Arauca. Me conto mil y una historias sobre la insurgencia en Arauca y como las fuerzas militares actúan como defensores de los “gringos” y las petroleras en el departamento. Escuchándolo uno entiende las profundas raíces sociales y políticas del conflicto armado que nos desangra desde hace más de medio siglo.

Juan vive en una comunidad indígena aunque es mestizo. Es viejo pero tiene una hija de unos 6 años. El hombre me llamo la atención por su capacidad de servicio al ofrecerse para todas las labores en fundadores sin poner peros o hacer reclamos. Es un viejo al servicio de su comunidad y andaba con su hija a cuestas por que la niña no se le separaba ni un segundo.

A Ignacio lo conocí en agosto del 2013 en la Escuela Fundadores en medio de los talleres que adelantamos con la comunidad y me lo volví a encontrar en Tame en mayo del 2014. Es una de las personas de más grata recordación en los dos tiempos del paro al ser un joven como yo, jornalero que llego a Arauca en medio de la falta de oportunidades de este país proveniente del Meta. Siempre pendiente de los talleres y con unas ganas inagotables e saber más que intentaba saciar en una larga conversación de varias sentadas que aun hoy no hemos terminado y que seguramente seguirá la próxima vez que nos veamos. Al igual que con don pedro con Ignacio uno comprende que el conflicto social y armado en Colombia no tiene una solución militar sino que el dialogo es la ruta de solución ya que personas como el mantienen viva esa rebeldía propia del campesinado colombiano que se rebela a ser pisoteado y que más temprano que tarde conseguirá una Colombia en donde quepamos todas y todos.

¿Y ahora que sigue?

Ya pasado el delirio electoral podemos mantener lo que desde la CEAR y como parte de Marcha Patriótica se debe respetar como nuestra prioridad. Desataremos el poder constituyente en Colombia como proceso creador y catalizador del cambio que nos merecemos en este país.Como dice el dicho, solo el pueblo salva al pueblo y la paz con justicia social sera una realidad cuando el poder constituyente tenga la capacidad real de hacerse valer como poder real. La asamblea nacional constituyente es un momento al que llegaremos pero, el proceso constituyente en colombia sera continuo y nos permitira alcanzar el buen vivir y la Nueva Colombia.






En contexto