1/27/2015


El resguardo Palma Alta es una de las pocas comunidades del Pueblo Pijao con reconocimiento de título de propiedad colectiva dentro del territorio. Hacia 1621, la corona Española reconoció los primeros resguardos bajo las escrituras No 657 del Gran Resguardo de Ortega y Chaparral, que quedó ubicado en lo que entonces era la vice parroquia de Chaparral y el caserío de Ortega, jurisdicción del cantón del Espinal. Reconoció también, ese mismo año, el resguardo de Natagaima y Coyaima bajo la escritura No 125, en jurisdicción del cantó de Purificación y con el pueblo de indios de Coyaima como eje. 

Esta sigue siendo una reivindicación central del Pueblo Pijao, que considera vital para su pervivencia, el reconocimiento de los Resguardos Coloniales. Luego, con la movilización política liderada por Manuel Quintín Lame en los años veinte y treinta, ante la respuesta negativa de los gobiernos se produjo la decisión de conformar un Consejo Supremo de Indias (la primera propuesta de gobiernos autónomos indígenas del siglo pasado), y adoptar una estrategia de ocupación y recuperación de hecho de los territorios indígenas; en este Consejo participaron las comunidades indígenas de Natagaima, Coyaima, Velú, Ortega, del Tolima.

En contexto