8/23/2015

¡El Agua patrimonio de la humanidad no está al servicio del Mercado!

Yo soy el río
 ya voy por las praderas, hay árboles a mi alrededor
 cubiertos de palomas, los árboles cantan con el río,
 los árboles cantan con mi corazón de pájaro,
 los ríos cantan con mis brazos.
 Fragmento el Río Javier Heraud.

La Zona de Reserva Campesina de Cabrera, semilla de la lucha agraria en la región del Sumapaz, a través de su Comité de Impulso, integrado por representantes de distintos sectores sociales de este territorio (productivos, gremiales, pecuarios, comunitarios, la tercera edad, mujeres, jóvenes y el comité de bienes y servicios), por medio del presente escrito, da a conocer a la opinión pública de la región del Sumapaz y de Colombia que:

Primero. La multinacional de capital mixto EMGESA-ENEL, quien ha desplazado comunidades y destruido ecosistemas estratégicos en otras partes de nuestro territorio nacional,  desde hace siete años viene adelantando estudios de factibilidad e impacto ambiental para la construcción de micro centrales hidroeléctricas  a filo de agua en nuestro rio mayor, el Río Sumapaz; desconociendo la participación de nuestra comunidad, en el entendido de que siendo poder constituyente,  hemos decidido que este tipo de proyectos atenta contra el desarrollo humano, comunitario, económico y territorial de nuestra Zona de reserva Campesina, y por tanto no es viable la explotación y privatización de nuestro rio, en nuestras montañas; sin embargo, esta empresa continua insistiendo en la identificación de impactos y medidas de manejo, de manera arbitraria y unilateral, así como también ha continuado por encima de  nuestras voces y acciones, en la solicitud de la licencia ambiental.


Segundo. La multinacional sin consultar con las comunidades generó un cronograma de socialización del 2 al 11 de Agosto, en las veredas Bajo Ariari, Santa Marta, Santa Rita Alta – Argelia, Alto Ariari, Santa Lucia Alta, Pueblo Viejo, Peñas Blancas, Paquiló, Santa Rita Baja, Santa Lucía Baja (Profundos), La Cascada y San Isidro. Es de resaltar que los espacios y tiempos para el proceso de socialización no fueron concertados previamente con la comunidad.

En relación a ello las comunidades de las diferentes veredas y el Comité de impulso de la Zona de Reserva Campesina de Cabrera, nos hemos opuesto al proceso de socialización de Emgesa y ha asistido a cada uno de los espacios destinados para presentar las motivaciones por las cuales nos oponemos, rechazando y diciendo No a la socialización de la multinacional, No a este tipo de proyectos en nuestro teritorio. A continuación describimos brevemente el proceso de movilización:

Crónica de un proceso de movilización
Bajo Ariari y la unidad del pueblo Sumapaceño

  1. La Gran Región del Sumapaz desde los años veinte ha sido integrada por los actuales municipios de la Provincia del Sumapaz y el Oriente del Tolima, fue una región colonizada desde la guerra de los mil días por campesinos y campesinas provenientes de Boyacá y municipios de Cundinamarca. Dicha unión se evidenció en la caminata ecológica realizada el día 2 de Agosto desde el casco urbano de Cabrera hasta la escuela de Bajo Ariari, allí convergieron Cabrerunos y moradores de la localidad 20 de Bogotá, reviviendo en el presente la memoria de la unidad del pueblo Sumapaceño.


Foto No 1. Caminata ecológica por los caminos de la vereda Alto Ariari.
Caminar resignifica el territorio, la alta montaña, el río Sumapaz, los caminos de herradura, los primos de los cóndores danzando en las corrientes de aire que  bordean las veredas del Alto Ariari y Bajo Ariari, sus cascadas, la vida campesina, sus cultivos y animales. Caminando desde la plaza central del pueblo hasta el puente de profundos, y posteriormente por el camino de herradura hacía la escuela,  fuimos re – conociendo las huellas de nuestro campesinado, las fincas, sus frutales y su economía campesina.

Al llegar a la escuela se sumaron integrantes de la vereda de Peñas Blancas,  quienes masivamente arribaron al encuentro por la defensa del rio Sumapaz, para un total de 180 personas. Posteriormente se da lectura al orden del día iniciando con el Comunicado 001 del Comité de Impulso.

Acto seguido integrantes de la Junta de Acción Comunal de Bajo Ariari, las Águilas y Paquiló expresaron su desacuerdo frente al Proyecto de Hidroeléctricas  “El Paso”, resaltando la vocación agrícola de las veredas y su oposición al cambio de actividades económicas campesinas. Posteriormente Alfredo Díaz delegado de  Sintrapaz, intervino resaltando el conflicto laboral al que se pueden enfrentar los empleados de EMGESA, llamándolos a solidarizarse por el bien social de los campesinos en lugar del capital. Desde la delegación de Fusagasugá se evidenció la necesidad de infraestructura como carreteras y acueductos veredales, que efectivamente suplan las carencias históricas de nuestro pueblo, en lugar de hidroeléctricas  lejanas a las necesidades de la comunidad. Otra voz unida a la movilización fue la Fundación Nuestro Páramo quien recordó la importancia estratégica del páramo de Sumapaz, por su biodiversidad, riqueza de aguas, fauna y flora, además resaltó la importancia de Cabrera como zona de amortiguamiento del Parque.

La jornada se cerró con un Sancocho Comunitario.

Por los caminos Santa Marta, Alto Ariari, Pueblo Viejo, Santa Rita y  Santa Lucia

Los murales y aulas de Santa Marta fueron testigos materiales de la proyección del video “En Defensa del Río Sumapaz”, allí los protagonistas fueron campesinos y campesinas quienes argumentaron desde su sentipensar las motivaciones para oponerse a la construcción de las microcentrales. Al unísono cantaban “Queremos chicha, queremos maíz, multinacionales fuera del país”.  Nuevamente integrantes de la Junta de Acción Comunal de Santa Marta junto a otras veredas  expresaron su No rotundo a este proyecto hidroeléctrico. La jornada finalizó con el acompañamiento de vientos y guitarras con canciones en alusión al agua, y recordando las consecuencias del Megaproyecto del Quimbo (Huila) a través de la composición El Quimbo Negocio Chimbo realizado por académicos de la Universidad Surcolombiana.


Foto Nº 2. Escuela rural de la Vereda  Santa Marta

En Santa Rita, Alto Ariari, Santa Lucía Alta y Pueblo Viejo se continuaron con las jornadas de socialización con la presencia de las comunidades campesinas, que organizada y solidariamente estuvieron pronunciándose una vez más en contra de los intereses ecocidas y corporativos de EMGESA. De manera coordinada y conjunta, las comunidades hicieron ejercicio al derecho de autonomía y soberanía en su territorio, recordándole a EMGESA que los campesinas y campesinos, son los guardianes de las montañas, los ríos, y todo aquello que conforman el lugar que habitan día a día, de sol a sol y de luna a luna. El espacio fue reapropiado por las comunidades campesinas.

En Alto Ariari, se recordó que el campesinado posee garantías fundamentales y esenciales para su existencia, en tal sentido, un vocero de la comunidad nos ilustro frente a la Declaración Internacional de los Derechos del Campesinado, allí mismo se convocó a la reactivación del fortalecimiento organizativo y la unidad entre todos los municipios. Fue un punto de encuentro de la solidaridad entre distintas  veredas de la Zona de Reserva Campesina (Bajo Ariari, Peñas Blancas, Pueblo Viejo, casco urbano de Cabrera);  y allí entre hectáreas de innumerables cultivos de tomate de árbol, lulo, frijol, las mujeres se pronunciaron en defensa del Agua, origen azul nuestro, fuente esencial de la vida humana y natural. 


Foto Nº 3 Polideportivo Vereda Alto Ariari







Foto Nº 4.  Polideportivo Vereda Alto Ariari


Foto Nº 5. Escuela rural Vereda Santa Lucía

Durante estos espacios, reapropiados por los campesinos y campesinas del territorio, se efectuaron múltiples conversatorios, debates y aprendizajes alrededor de los verdaderos impactos sociales, ambientales, culturales, económicos  y territoriales de este tipo de proyectos.


Paso a paso la Unidad crece

Foto Nº 6. Foto Vereda Quebrada Grande- Venecia Cundinamarca


Foto No 7. Venecia se pronuncia.  


Los lazos históricos entre Cabrera y Venecia fueron evidentes con el acompañamiento a las veredas de Quebrada grande y Sabaneta la Baja (pertenecientes a Venecia). En Quebrada grande a pesar de estar preparado el espacio por Emgesa, la comunidad decidió salir del aula de la escuela y reunirse de forma autónoma debatiendo entre ellos las consecuencias del proyecto. Inmediatamente las comunidades realizaron carteleras expresando su oposición.
A la par se denunció un Convenio Interadministrativo con la Alcaldía de Venecia, a través del cual Emgesa llevó materiales a la vereda con la finalidad de construir baterías de Baño. La Junta recibió los mismos sin saber su procedencia, y firmó un documento en cual daba el recibido. El presidente de la Junta aclaró que en ningún momento la firma es un indicativo que favorece la entrada de Emgesa al territorio, por el contrario es producto del desconocimiento de la procedencia de los recursos, por lo cual la comunidad afirma que de ser necesario devuelve el material, pues no está de acuerdo con ningún tipo de proyectos de la multinacional.

La vereda de Sabaneta La Baja expresó la negativa ante la socialización de Emgesa. Allí el Personero y Concejales del municipio manifestaron su apoyo a la comunidad.

De estos dos encuentros se elevó la propuesta de Reactivación del Comité Regional por la Defensa del Agua, la Vida y la Permanencia del Territorio. Para el 11 de Septiembre de 2015 la comunidad está organizando el Foro por el Agua, la vida y la pervivencia en el territorio de Venecia.



Foto Nº 8. Sabaneta La Baja (Venecia) se une con Cabrera en contra de la Hidroeléctrica el Paso

Por otro lado, en la vereda de Peñas Blancas (perteneciente a Cabrera) fue el epicentro de la convergencia de campesinos de la Localidad 20 de Bogotá y Cabrerunos, el pasado 9 de Agosto. Allí delegaciones de mujeres, niños, jóvenes, ciclistas, junto al comité de impulso expresaron nuevamente su voz de rechazo al proyecto. Todos coincidieron en destacar la Zona de Reserva Campesina como una figura jurídica  de ordenamiento del territorio la cual promueve los derechos de los campesinos, expresados en el Plan de Desarrollo Sostenible que entra en franca contradicción con los intereses de Emgesa.
Es de resaltar el recorrido ciclístico realizado por algunos habitantes como protesta y oposición a la socialización de Emgesa. Por su parte las mujeres del municipio y la Localidad 20 de Bogotá, hablaron de los impactos del proyecto sobre sus vidas, entre los cuales enumeran: contaminación, destrucción de fauna acuática debido a la canalización de una parte del caudal del río Sumapaz, desplazamiento de las familias asentadas en el lugar dónde se prevé realizar las minicentrales, cambio en la economía del municipio entre otras. 


Foto No 9. Localidad 20 de Bogotá y sus expresiones de oposición.

Públicamente los candidatos a la alcaldía de Cabrera por el Partido Liberal Carlos Cárdenas, Fernando Cruz independiente, y, Orlando Romero por el  Polo Democrático Alternativo este último como integrante Activo del Comité de Impulso de la ZRC, expresaron su rechazo al proyecto de minicentrales, de igual forma el candidato por el PDA manifestó su apoyo al Plan de Desarrollo Sostenible de la Zona de Reserva Campesina de Cabrera, a través de su articulación con el Plan de Desarrollo del Municipio.  



Foto No 10. Más de 250 personas presentes en Peñas Blancas.

Foto No 11. La Zona de Reserva Campesina de Cabrera rechaza el proyecto de Minicentrales.


Durante la reunión en Peñas Blancas se llegó a la conclusión de realizar el 28 de Agosto de 2015 un Cabildo Abierto, el cual es una figura de participación ciudadana convocada por Concejos Municipales, Juntas Administradoras Locales, dónde participan directamente los habitantes sobre temas de interés propios (Ver artículo 9. Ley de Participación Ciudadana). La jornada se cierra con el trueque de frutas, verduras y alimentos de los cuales se auto sostiene la comunidad.

Las jornadas continúan en la escuela de Santa Rita Baja el 10 de Agosto de 2015, allí se presentan otras experiencias de micro centrales a filo de agua  en el Cañón de las Hermosas. Con material fotográfico es mostrado a la comunidad su transformación abrupta: evidenciándose la disminución de las aguas, la militarización y cercado de las microcentrales, restringiendo el paso a quienes antiguamente vivían y cultivaban esa zona, además del aumento de violaciones de derechos humanos. Posteriormente los campesinos reflexionan sobre la importancia del agua para sus vidas, y expresan la preocupación por la sequía que atraviesa la vereda la cual puede aumentarse con esta serie de proyectos que impactan la vida campesina.

Las jornadas concluyeron en las veredas de Santa Lucía Baja (sector Profundos), La Cascada y San Isidro. Ellas son muestra de unión y organización, con miras a la búsqueda de participación real, efectiva y transparente de los sentires sumapaceños, que desde tiempos inmemoriales buscan condiciones dignas de vida, en paz y armonía con el medio que los rodea.

Foto Nº 12.  Vereda Santa Lucía Baja (Sector Profundos)

Consideraciones Finales


El Comité de Impulso de la Zona de Reserva Campesina  de Cabrera, luego de movilizarnos  con fortaleza y persistencia  en esta semana del  2 al 11 de Agosto, nos permitimos  pronunciarnos en siguiente sentido:

Persistiremos y resistiremos por la defensa de nuestro rio padre, nuestro rio Mayor Sumapaz, por la defensa de nuestro territorio y  la protección de todas las formas de vida que coexisten con nosotros.

En la Zona de Reserva Campesina de Cabrera  somos territorios libres de explotación. Nuestro territorio no es compatible la economía extractivista, ni la política minero-energética.  Somos territorio de producción alimentaria, agrícola y pecuaria.

Convocamos al Movimiento social, agrario, étnico, popular y ambiental colombiano, así como a las organizaciones campesinas y locales de los municipios de Pandi, Venecia, Icononzo, para la unificación, la solidaridad  y el fortalecimiento organizativo de nuestro tejido social y humano, a fin de seguir sumando fuerzas en contra de la política minero energética y la mercantilización de las múltiples formas de existencia. En este sentido, convocamos a la Reactivación del Comité Regional por la Defensa del Agua, la Vida y la permanencia en el territorio.

Exigimos al Estado Colombiano,  la destinación política, administrativa y presupuestal  para el cumplimiento de nuestro Plan de desarrollo Sostenible de Zona de Reserva Campesina.

¡Los Pueblos que no defienden lo suyo, terminan siendo inquilinos en su propio país!
¡Fuera traficantes del Agua, mercaderes de la vida. Somos territorios Libres de explotación!

¡La tiranía que mata todo los derechos humanos no creo sino un deber: el de combatirla!

Leer y descargar comunidacado 002 en pdf clic aquí



COMITÉ DE IMPULSO DE LA ZONA DE RESERVA DE CAMPESINA DE CABRERA (CUNDINAMARCA)-REGION DEL SUMAPAZ


COMUNICADO A LA OPINION PUBLICA N° 001 de Julio de 2015


¡Ni un paso Al Paso! ¡No a la socialización de EMGESA!

¡El Río Sumapaz no se vende, el Río Sumapaz se ofrenda y se defiende!

¡El Agua es bien común de los Pueblos, no está al servicio de los negocios!



“…Pues a yo de eso no sé muy bien, pero desde mi forma de entender, el río es como una persona, si le perforan una vena, para canalizar el cauce de su sangre, así como dicen que van hacer unos túneles, tarde que temprano terminara desangrándose, y muriendo entonces, todo el cuerpo, toda la piel… mejor dicho se muere ese Todo del cual hace Parte ese río o esa vena. Nuestro Río Sumapaz lo es todo, es la vena más grande del  Páramo del Sumapaz, y el Páramo, es el más grande del mundo,  según dicen. Nosotros estamos aquí para defenderlo, amarlo y protegerlo. No tanto para nosotros, sino para nuestros hijos, nietos, bisnietos y los demás que vengan”. Abuelo Campesino de la Zona de Reserva Campesina de Cabrera, Vereda Peñas Blancas.



A los veintisiete (27) días del mes de Julio del año 2015,  en la Zona de Reserva Campesina de Cabrera (Cundinamarca), distintos sectores sociales de nuestro territorio, agrupados y unidos bajo la  figura de COMITÉ DE IMPULSO DE LA ZRC, nos hemos encontrado a fin de INFORMAR, ALERTAR, CONVOCAR Y DENUNCIAR ante el Movimiento social, étnico, agrario, ambiental y popular en Colombia,  así como a  las distintas instituciones y población en general,  de la AMENAZA inminente, actual y certera de DESPOJO, EXPROPIACIÓN,  DESPLAZAMIENTO FORZADO, DESTRUCCIÓN Y CONTAMINACIÓN  DE RIOS, ECOSISTEMAS FRÁGILES Y DE ESPECIAL PROTECCIÓN COMO LOS PÁRAMOS, SUB-PARAMOS, ÁREA DE INFLUENCIA DE NACIMIENTOS ACUÍFEROS Y DE ESTRELLAS FLUVIALES,  en la Región de la Cuenca Media del Rio Sumapaz, integrada por cuatro (04) municipios (Cabrera, Icononzo, Pandi, Venecia), habitada por  alrededor de 30.000 personas y 675 especies de flora.  Principalmente atribuimos la responsabilidad de esta amenaza de despojo, desplazamiento y ecocidio a la Empresa Traficante de Agua y Vida, EMGESA y ENDEL, que  adelantan hace siete (07) años  trámites legales para la ejecución del Proyecto hidroeléctrico “El Paso”, anteriormente denominado “Proyecto Integrado de Mini-centrales en la Cuenca del Río Sumapaz”.  

El Comité de Impulso de la Zona de Reserva Campesina de Cabrera, región del Sumapaz,  escenario de confluencia y articulación de distintos sectores sociales y procesos organizativos de este territorio campesino, agrario, ecológico y alimentario; tiene como propósito, entre otros, caminar por  el ejercicio autónomo, libre, participativo,  soberano, digno y colectivo de nuestro Plan de desarrollo humano, comunitario y territorial.  Como Zona de Reserva Campesina cumplimos una función ecológica y social, tanto por nuestra proyección contemplada en el Plan de Desarrollo Sostenible de la Zona de Reserva, como  por las garantías que el Estado Colombiano está obligado a  proporcionar,  para que los fines de esta figura de gestión territorial se cumplan.  Sin embargo, se continúa permitiendo la prevalencia del mercado corporativista y  transnacional,  sobre la libre auto-determinación y  vida de las comunidades campesinas, nuestros territorios y nuestros planes de vida. Conforme a lo expuesto, hacemos pública la siguiente COMUNICACIÓN: 

1.       Desde el año 2008,  la Multinacional EMGESA ha venido promoviendo la construcción de una Central Hidroeléctrica en la región del Sumapaz, cuya proyección inicial contemplaba una hidroeléctrica a pie de presa,  y 14 mini-centrales hidroeléctricas ubicadas a lo largo de la cuenca Alta del Río Sumapaz. Debido al pronunciamiento y al rechazo por parte de las comunidades campesinas que habitan este territorio, la empresa EMGESA, replanteo los estudios técnicos del proyecto disponiendo tres puntos de captación de energía sin embalse, optando por la formulación de mini-hidroeléctricas a filo de agua, sin requerimiento de inundación;  pero que generaría un impacto mucho mayor, dado la extensión del área de influencia del proyecto, que en este caso, afectaría alrededor de 29. 468 personas pertenecientes a cuatro municipios de Cundinamarca y Tolima (Cabrera, Venecia, Pandi e Icononzo). Según EMGESA la construcción de ocho mini-centrales a filo de agua generara una medida anual cercana a los 1.000 GWh/año, la cual estaría  dispuesta al mercado transnacional y a la profundización de la explotación, exploración y extracción minero-energética en otras partes del territorio. Además, el proyecto incluirá una línea de transmisión de 115 kV, con 40 Km en circuito doble y 11 km en circuito sencillo.


2.       El 10 de septiembre de 2008 la empresa EMGESA S.A solicito ante la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, el inicio de trámite de Licencia Ambiental para el proyecto denominado, en un principio, “Proyecto integrado de mini-centrales en la cuenca del Rio Sumapaz”.

 “En el año 2012 y sin manifestar una justificación clara, la empresa multinacional cambió el nombre y varios detalles del proyecto. Con el título de “Proyecto Hidroeléctrico Sumapaz” se excluyeron como áreas de influencia Arbeláez y Villarrica en el departamento del Tolima; se dividió el proyecto en dos fases y se eliminó el embalse en la primera cadena de generación en La Unión (ANLA, NDA 0271).  La primera fase comprendería tres (3) cadenas de generación con ocho (8) casas de máquinas o “mini-centrales” a filo de agua, con una capacidad de generación instalada de 160 MW. Mientras la segunda fase comprendería las seis (6) casas de máquinas restantes de las catorce (14) establecidas en el proyecto anterior. Para septiembre de 2012 la consultora de ingenieros INGETEC ya había realizado los estudios de prefactibilidad, factibilidad y el estudio de impacto ambiental (EIA) de la primera fase del proyecto (ANLA, NDA 0271).  Con todos estos cambios y replanteamientos, en el 06 de Agosto de 2013 la empresa multinacional cambia nuevamente el nombre al proyecto, ahora titulado como “Proyecto Hidroeléctrico El Paso”[1].

De esta manera, este proyecto contendría la misma estructura del anterior, pero camuflando su denominación,  a fin de que la comunidad no pudiera informarse oportunamente, y a su vez, limitando el ejercicio de los mecanismos de exigibilidad social y jurídica, a la participación de las comunidades frente a la planeación y toma de decisiones en su territorio.

3.       En Octubre de 2013 se convocó a todos los presidentes de la Juntas de Acción Comunal, a través el Consejo Municipal de Desarrollo Rural de Cabrera (Cundinamarca), con el fin de que la Empresa suministrara la información clara, inequívoca y oportuna del  proyecto hidroeléctrico “El Paso”. En dicho espacio de interlocución, las comunidades campesinas y organizaciones sociales del territorio, pronunciaron su rechazo rotundo a la construcción de este proyecto,  nefasto y destructor de los ecosistemas y la vida digna de los pobladores. Mientras tanto, la Empresa sigue presentando una exposición parcializada, sesgada y  sustentada en unos intereses corporativos unilaterales y silenciadores de las posturas y decisiones tomadas por las comunidades y organizaciones campesinas y ambientales de la región.

4.       Las comunidades que habitamos el territorio de la Cuenca Media del Rio Sumapaz, mayor afluente del Páramo de Sumapaz, nos hemos recreado social y culturalmente en una fuerte tradición de lucha agraria, a tal punto, que en nuestro territorio no hay latifundio. Hemos  luchado por el bien estar y la vida digna en el campo, consolidando acciones políticas, sociales y culturales ejemplarizantes  del empoderamiento social campesino y  la configuración de territorios autónomos. En tal sentido, el 7 de noviembre del año 2000 fue constituida la Zona de Reserva Campesina de Cabrera, mediante la Resolución 046 del Instituto Colombiano de Reforma Agraria, INCORA. Esta abarca todo el municipio, tanto el  área rural como área urbana. Tal figura territorial, identitaria, política y  social, representa el reconocimiento de múltiples prerrogativas y garantías fundamentales de los derechos del campesinado Cabreruno, entre estos, el derecho a la autonomía, a la participación y libre autodeterminación de nuestros territorios. Cabrera posee en su memoria colectiva, sentidos, narrativas y relatos que celebran hoy la no concentración de tierra en la región, sin embargo  hoy, las comunidades campesinas, pobladores y organizaciones sociales agrarias se enfrentan al saqueo, desarraigo y despojo de su territorio por parte del capital transnacional, extractivista y corporativo que reviste EMGESA, quienes  por lo demás,  desconocen y trasgreden la  calidad jurídica,  política y ambiental  de  Zona de Reserva Campesina.

5.       El Parque Nacional del Sumapaz fue constituido por el INCORA mediante el acuerdo N° 14 de 1977, validado nuevamente por el ministerio de agricultura mediante Resolución 153 del 6 de junio de 1977 abarcando los territorios de los municipios de Cabrera, Arbeláez, San Bernardo, Pasca, Gutiérrez y el Distrito Capital de Bogotá, estableciendo de esta manera en el área de municipio de Cabrera, una Zona de Amortiguamiento en beneficio del Parque Nacional del Sumapaz2, ayudando a mitigar el daño ambiental en el mismo por la ubicación geográfica del municipio. Es claro que el municipio de Cabrera Cundinamarca al ser considerado como Zona de Amortiguamiento del Parque Nacional Del Sumapaz, es un territorio muy sensible a proyectos que causen daños ambientales severos, como la construcción de centrales hidroeléctricas, ya que las áreas de las veredas cercanas al Parque Nacional Del Sumapaz como Las Águilas, Paquilo, la Playa y Cascada, (veredas con intervención del proyecto El Paso) tienen que soportar un gran impacto ambiental que de sobrepasar el límite, afectaría de manera directa el Parque Nacional del Sumapaz área protegida por el Estado.

6.       Los campesinos y campesinas de la Cuenca Medio del Rio Sumapaz  sienten temor y zozobra frente a lo que va a suceder con  sus familias, sus viviendas, sus montañas, sus ríos, sus cerros, sus lagunas, sus cultivos y sus animales, dado que  están siendo  expuestos a la expropiación y disposición de sus lugares comunes, a la conveniencia del Proyecto;  lo cual implica, entre otros aspectos,  la venta forzada de predios, la descampesinización  y  la privatización del Río Sumapaz.  Adicionalmente, la presencia de este tipo de proyectos hidro-energéticos  en un territorio de vocación agropecuaria, ubicado en una región biodiversa, rica en patrimonio arqueológico y   reconocida por ser el cordón de sistemas de cuencas hídricas como este, amenaza contundentemente la vida del Páramo del Sumapaz, el Río Sumapaz, las Quebradas,    la fertilidad de la tierra y la memoria de la humanidad. La construcción de hidroeléctricas posee una directa relación con la  agudización del Cambio Climático.

7.       Pese a los esfuerzos por parte de la comunidad para frenar la implementación de estos proyectos en la Región, la multinacional EMGESA ha continuado las pretensiones de construir arbitrariamente centrales hidroeléctricas en nuestro territorio. Según memorial radicado por EMGESA ante el Concejo Municipal de Cabrera, el 23 de julio de 2015, se manifiesta la programación de unos espacios de socialización, en aproximadamente 10 veredas del municipio, como supuesto ejercicio de participación comunitaria en la realización de sus Estudios de Impacto Ambiental. De acuerdo al cronograma, realizado arbitraria y unilaterlamente por  EMGESA, se  contemplaron estas socializaciones para el día 02 al 11 de Agosto de 2015. El Comité de Impulso de la Zona de Reserva Campesina, como confluencia de distintos actores,  garantes y defensores del territorio, el agua, la vida y el desarrollo agrario, nos oponemos irrevocablemente a la realización de tales socializaciones y la continuidad de este Proyecto Hidroeléctrico,  porque  consideramos que estos espacios de socialización son  ilegítimos e ilegales, en el entendido de no haber reconocido conductos para la participación libre, informada y respetuosa de las comunidades y de las organizaciones que viven y habitan la Zona de Reserva Campesina. Así mismo, porque tanto EMGESA como las entidades e instituciones públicas, desconocen la necesidad histórica de priorizar un ordenamiento social y ambiental, democrático y participativo del territorio, del derecho al agua y de los usos de la tierra, para la dignificación del campo, el buen vivir de las  comunidades y la protección de nuestro patrimonio natural.

8.       Rechazamos, en este orden de ideas, la política minero-energética del Estado colombiano, por pretender desconocer no solo  las normas legales y constitucionales de protección de los páramos, sus zonas de amortiguación, los sub-paramos, y los nacederos de agua dulce y la protección  el patrimonio arqueológico, natural e histórico del país ; sino también, por  transgredir la garantía constitucional a la

9.       EMGESA tiene a lo largo del territorio nacional dos tipos de centrales generadoras de energía, hidráulica (10) y térmica (2), en departamentos como Cundinamarca, Huila y Bolívar. La empresa tiene una capacidad instalada de generación de 2.915 MW, y una generación por potencia instalada del 20%. La comercialización de la energía producida por EMGESA está vinculada al Mercado No Regulado, lo que quiere decir que sus tarifas no están reguladas por la Comisión de Regulación de Energía y Gas[2] (CREG[3] (CREG), así que puede negociar libremente la tarifa por el suministro de energía con los consumidores[4]. En este sentido, rechazamos las acciones criminales y ecocidas de EMGESA y ENDEL, en el Proyecto Hidroeléctrico el Quimbo; así como al desacato de las órdenes judiciales constitucionales y de veeduría que se han pronunciado a favor de las peticiones de ASOQUIMBO. Igualmente, rechazamos las violaciones de los derechos humanos individuales y colectivos que se han perpetrado en los años de movilizaciones, resistencia e  insistencia de las organizaciones de pescadores, campesinos, estudiantes y habitantes de la zona de influencia que son víctimas del proyecto El Quimbo. Si reconocemos el acceso, la tenencia, el uso y la propiedad de la tierra como uno de los elementos  históricos influyentes en la configuración del conflicto armado colombiano; entonces, tendríamos que considerar ineludiblemente, la reformulación de una política integral de desarrollo agrario y rural en Colombia,  como apuesta real de construcción de paz. En este punto,  se insiste por la dignificación del campesinado, la protección de nuestros recursos del intervencionismo extractivista y extranjero, la desconcentración y democratización de la propiedad de la tierra.
10.   Instamos a las entidades  públicas a  la protección, garantía y respeto de nuestro Río Sumapaz, Nuestro Páramo del Sumapaz  y nuestra  Zona de Reserva Campesina; solicitamos  la adopción de medidas de  prevención para  de cualquier acto que vulnere, hostigue o presione la venta de predios, la firma de asistencias, o la inevitable construcción de este proyecto. Igualmente, requerimos la protección y promoción de mecanismos e instancias,  legítimas y legales,  de participación para la oposición a la implementación del proyecto en la Región.

Exigimos al Estado Colombiano con base en artículo 79 de la Constitución Política el derecho a participar en las decisiones que afectan el medio ambiente y nuestros recursos naturales, para que nuestra voz en defensa del rio Sumapaz no quede solo en un grito silencioso que no tenga repercusión  en el destino del municipio, sino por el contrario, por medio de la participación legitima de los pueblos, podamos garantizarle a Cabrera un desarrollo sostenible.

11.   Convocamos a las organizaciones locales y nacionales del movimiento social, étnico, político, agrario, ambiental, cultural y popular colombiano para seguir fortaleciéndonos, acompañándonos, tejiéndonos y solidarizándonos,  en defensa de los  ríos, las montañas y todo aquello que conforma nuestro patrimonio natural y cultural.  Para que las voces, los sentimientos, los pensamientos y las acciones se integren, se unifiquen, se encuentren y se fortalezcan en la mutualidad. Acompáñenos en las acciones sociales, políticas, jurídicas y culturales que adelantaremos en contra del Proyecto Hidroeléctrico El Paso. Invitamos especialmente: 

A la Cumbre Agraria, étnica, y popular

- A las organizaciones que integran y participan de la Cumbre Campesina Agraria Étnica y Popular.
- A las organizaciones locales y regionales de los municipios de Pandi, Icononzo, Venecia, Localidad 20 de Sumapaz, Fusagasugá y las que deseen unirse en defensa de la vida, el agua y la dignidad de los territorios.
- A ANZORC, para seguir fortaleciendo la articulación entre los procesos territoriales de la Zonas de Reserva Campesina, alrededor de la insistencia y persistencia creativa y renaciente de las organizaciones sociales por la defensa de nuestro patrimonio inmaterial y material, por nuestros recursos, y el buen vivir de los pueblos.
- -A ASOQUIMBO, al Movimiento Ríos Vivos, a CENSAT Agua Vida, a Sintrapaz, Fundación Nuestro Páramo.
- A todas las Organizaciones e Instituciones de carácter Gubernamental y no Gubernamental que estén comprometidos con la defensa de la vida, la tierra y el agua.
A….

¡La Plata viene y se va, pero el Rio se va y no volverá!

¡FUERA EMGESA y ENDEL! , ¡No a la POLITICA MINERO-ENERGETICA  y el AGRONEGOCIO!
Profanan nuestra madre naturaleza,
Mercaderes del Agua, Traficantes de la vida
Asesinos del Planeta…

Ofrendamos nuestro espíritu al Agua
Madre gota azul que gira  alrededor del sol,
De donde todo viene, y a donde todo se va”. Fragmento canción Abre Sierra

Firma,



COMITÉ DE IMPULSO DE LA ZONA DE RESERVA CAMPESINA DE CABRERA,





[1] Tomado de TORRES HIGUERA,  Lorena Andrea. Tesis de Grado Antropología. “Proyecto hidroeléctrico “El Paso”: entre la vida campesina y la producción hidroenergética. Disputas por el agua y el territorio en Cabrera, Cundinamarca.”  Pág. 29. Universidad Nacional de Colombia. 2015.
[2] Es una entidad creada en 1994 por el gobierno nacional con el fin de regular y ampliar la distribución  de la energía eléctrica, el gas natural y el gas licuado de petróleo a la mayor cantidad de usuarios al menor costo posible, garantizando su calidad. Fuente: http://www.creg.gov.co/index.php/creg/quienes-somos/historia  
[3] Es una entidad creada en 1994 por el gobierno nacional con el fin de regular y ampliar la distribución  de la energía eléctrica, el gas natural y el gas licuado de petróleo a la mayor cantidad de usuarios al menor costo posible, garantizando su calidad. Fuente: http://www.creg.gov.co/index.php/creg/quienes-somos/historia  


En contexto