10/22/2015

Por Achiote

Cuando Enrique Peñalosa dice #RecuperemosBogotá es claro que le habla a sus amig@s y socios del sector privado que han visto un poquito mermados (siguen siendo poder real) sus privilegios en la toma decisiones sobre la ciudad, en los 12 años de gobiernos de una Bogotá Social (Ver http://www.elespectador.com/opinion/bogota-social). Por eso las encuestas lo posicionan en los niveles altos de ingresos y estratos sociales y sus principales financiadoras de campaña, al igual que las de Pardo, son las constructoras (Ver http://www.semana.com/seccion/confidenciales/1). El afán de salir a la calle a tomarse SELFIES con sectores populares es ridículo a sabiendas del desprecio de clase y arribismo europeo-anglosajon que pregonan él, sus amigos y sus aliados políticos.


Enrique Peñalosa sorprende por el cinismo conceptual y teórico que pregona al venderse como el gran experto en Bogotá, las ciudades del mundo y asesor internacional. Por ejemplo en el tema de movilidad uno se pregunta qué ve este señor cuando viaja a ciudades de Europa occidental o de los Estados Unidos, donde los sistemas de transporte masivos son públicos, e incluyen el metro e infraestructura pública en grandes parques naturales y no de cemento ¿bolardos y adoquines?, y los modelos de construcción que descongestionan las ciudades son de infraestructura vertical y no pensado para las constructoras y la especulación con el suelo urbano.

No olvidemos que el modelo de ganancias privadas de Transmilenio es herencia Mockus-Peñalosa, juntos de nuevo después del desprecio mutuo (Ver http://www.kienyke.com/…/enrique-penalosa-contra-mockus-sa…/), y que la ciudad perdió 15 años de posibilidades de tener un sistema de metro público y los beneficios que representa para los ciudadanos en costo  y tiempo en la movilidad, que podemos ver a la vuelta de la esquina en ciudadades como México DF ó Caracas o sistemas de transporte públicos subsidiados como los de Quito o la Paz.

Si en países como Suiza, Suecia, Alemania o Francia la educuación es gratiuita, pública y de alta calidad, porqué entonces el experto en ciudades del mundo es hijo e impulsor de un modelo de administración de lo público para favorecer a los privados con programas como los de las 10 mil becas de ser PILO PAGA que impulsan los partidos politiqueros de la Unidad Nacional, Cambio Radical, los Conservadores y los Liberales, que estan dejando sin presupuesto la educación pública nacional mientras sus amigos con Universidad propia se hacen aún más ricos. ¿Dónde queda la calidad y la capacidad crítica?, ¿por qué la Universidad Nacional en Bogotá y la Universidad Distrital se caen a pedazos?.

¿Qué ven cuando salen del país Dr. Rafael Pardo y Dr. Enrique Peñalosa?. Ustedes son ejemplo vivo de los modelo de gobierno y de país que lleva tomando decisiones por mas de 200 años en una Colombia inequitativa que desprecia su propio pueblo y no le genera bienestar. Un modelo colonial, guerrerista, pensado para el interés privado de unos pocos y para rendir culto al extranjero, donde prefieren ser comercializadores de TLCs que productores.

Para el país, la posibilidad de construir desde la diferencia de ideologías políticas es clave, es un escenario deseable y esperanzador de cara a los postacuerdos de paz entre las insurgencias y el gobierno nacional. En Bogotá vale la pena mantener un modelo de ciudad centrado en el bienestar de la gente, de los animales y en la diversidad de pensamiento y de opciones de ejercer gobierno, haciendo veeduría ciudadana, asumiendo los errores, corrigiéndolos.


Así las cosas y para que la oposición política no sea tan aburrida y poco relevante socialmente y la contradicción no sea entre los amigos de la derecha con Santos y los de la Ultraderecha con Uribe comparto reflexión construida por más de 150 jóvenes de la Ciudad deseada, del modelo a defender de una Bogotá que aún no conozco, no me apasiona, pero que definitivamente hay que fortalecer como propuesta política más allá de los intereses de las oligarquías nacionales que los Drs Rafael Pardo y Enrique Peñalosa representan y de donde usted y yo no somos parte pero si posibles colaboradores... (Ver http://imaginabogota.com/columna/votaremos-por-clara/).

Votaremos por Clara

Quienes vivimos en Bogotá sabemos que en las próximas elecciones del 25 de octubre se define una ciudad basada en un proyecto para el buen vivir, o en cambio, una determinada por un mal negocio que nos dirigirá a la crisis futura.
Los bogotanos y bogotanas, que venimos de todos los lugares del país, hemos votado desde hace doce años por un proyecto que empezó por decisión nuestra al apoyar políticos distantes de los viejos partidos responsables de la tragedia del siglo XX. Rápidamente comprendimos que necesitábamos votar, además, por personas comprometidas con un modelo de ciudad para la gente, considerando la miseria causada por la expulsión de los campesinos de sus territorios, las razones por las que se acumulan los problemas de inseguridad o movilidad, la importancia de la educación, de la vivienda, de la salud, de la cultura y de su carácter público. Así, votamos por candidatos que no debieran favores a los grandes empresarios o a los gamonales políticos, para que fueran libres de construir sus proyectos a la medida de las necesidades reales de la población y de la ciudad misma, y que además fueran también libres de las determinaciones de los responsables de la guerra, por las que se traicionaron las promesas de la Constitución del 91.
Cada persona por quien votamos en el pasado ha tenido errores que debemos juzgar con contundencia. Pero eso no cuestiona el proyecto al que le apostamos la mayoría de la ciudadanía, ni puede servir para desconocer los grandes avances que han permito forjar una ciudad más equitativa y democrática. Por eso, en las próximas elecciones vamos a votar por quien representa ese proyecto, habiendo demostrado que puede cumplirlo y mejorarlo sin repetir los errores del pasado. Esa persona es Clara López Obregón.
Votamos por candidatos que no debieran favores a los grandes empresarios o a los gamonales políticos.
Hoy en Bogotá hay una campaña que ha dejado de ser una mera competencia de programas. Hoy en Bogotá se quiere promover la idea del fracaso del proyecto por el que hemos votado sus habitantes para cambiar el destino de la ciudad, y conducirnos a todos hacia el modelo que rechazamos en el 2003. Y lo que resulta muy indignante es que esta campaña, en la que se unen en el fondo los demás candidatos, Peñalosa, Pardo y Santos, recurre a la imagen de la independencia, cuando se trata de una campaña dirigida, en sus diferentes versiones, por los Vargas Lleras, los Gavirias y los Uribes. Éstos, incapaces de resolver el conflicto que ha aquejado al país por décadas y que ha sido alimentado por sus intereses particulares, responsables de las políticas de apertura y libre comercio que han quebrado la economía nacional, obedientes a los negociantes del interés público, vinculados con parapolíticos, entre muchas otras cosas. Hoy en Bogotá se quiere imponer un juego de monopolio que para realizarse necesitaría de la represión de las libertades que hoy tenemos en una ciudad donde cada vez más podemos salir de los closets de la apatía, de la hipocresía y del silencio.
El proyecto que debemos seguir defendiendo en esta ciudad es el proyecto de la construcción de la paz; de la defensa de lo público, de la oportunidad para realizar un buen vivir en condiciones democráticas, con parques, y vías, y sin trancones, y con servicios públicos, y con hospitales, por supuesto. Pero para la gente, no para el enriquecimiento de unos pocos a costa de la exclusión del resto. La ciudad de los renders sin personas, sin música, sin ríos, sin humedales, sin respeto por la diversidad, no es por la que hemos votado, ni es por la que votaremos.
Con Clara López, mujer como no lo ha sido ningún gobernante elegido antes en Bogotá, elegimos un liderazgo para construir y seguir profundizando ese proyecto del que nos sentiremos orgullosas y orgullosos por ser el proyecto que expresa la voz y la dignidad de quienes saben que la educación, el empleo, la innovación, la cultura, son tan importantes como la seguridad humana y la movilidad en función de las personas.
~ ~ ~
Firmamos:
Luis Carlos Montenegro, Andrea Lucía Rodríguez Oramas, David Uribe Laverde, David Flórez, Maria Fernanda, Sarmiento Bonilla, Pavel Santodomingo, Stephanía Pinzón Hernández, Shameel Thahir Silva, Alejandro Quiceno, Lorena María Aristizábal Farah, Brayan Jimenez, Antonio Comunero, Javier Cuadros, Fernanda Espinosa Moreno, Jorge Andrés Forero, Natalia Munevar, José Antequera Guzmán, Mauricio Rodríguez Amaya, Jairo Andrés Rivera, Camilo Villa, Carlos Alberto Benavides, Hernando Franco, Marcela Tovar, Jorge Mantilla, Alix Lesmes, Quena Ribadeneira, David Villanueva, Donka Atanasova, Martha Bolívar, Camilo Álvarez, Alhena Caicedo, Isnardo Ariza, Jheraldin Mosquera Carvajal, Jorge Andrés Charry, Manuel Garzón, Juan Ballestas, Andrés Camacho, Fabian Charry, Xiomara Taborda, Luz Dayana Chacon Herrera, Maria Camila Sanchez Gomez, Viviana Ayde Vargas Rivera, Freddy Molano Rico, Cristian Hurtado, Luz Adriana Ramirez, Luis Fernando Vega Lugo, Camilo Fagua, Juan Sebastian Sora, Maria Alejandra Rojas, Victor Gaviria, Alejandro Rivera, Nicolás Escandón, Ernesto Andrade, Sandra Mogollón Gutiérrez, Julián Hurtado Aguirre, Santiago Ruiz, Mario González, Darío Sendoya, Alejandra Londoño Bustamante, Rodrigo Valero Garay, Silvia Becerra Ostos, Esteban Caicedo Fernández, Yenny Patricia Valero Gutiérrez, Juan Carlos Gutiérrez Camargo, Anderson López Cárdenas, María Elsa Cárdenas Fresno, Bernardo López Ruiz, Carlos Chacón, Nicole Pinzón Hernández, David Pinzón Hernández, Viviana Franco, German Ávila Niño, Lorena Pinzón, Tito Eduardo Gómez Cerón, Martín Rodríguez, Germán Camilo Acero Herrera, Nicolás Aguilar Forero, Mónica Andrea Mesa Alvarado, David Kat Asprilla, Yessika Hoyos Morales, Sebastián Caballero Ortega, Álvaro Moisés Ninco Daza, Catalina Caro Galvis, Valentina Vásquez Sánchez, William Mejía, Daniel Alzate Mora, Yoriet Yadira Hernández Pirachicán, Hugo Andrés Moreno, Laura Muñoz López, Adriana Elena Cuéllar Ramírez, Analith Fuertes,, Numa Andrés Paredes, Zamy Zapata, Guillermo Zapata, Julián David Rubio Ariza, Claudia Taboada., Jesús David Acero Mora, Walter García Acero, David Herrera, Fredy Andrés Figueredo, Vladimir Rodríguez Valencia, Daniel Rojas Medellín, Violeta Aguilar Abaunza, Tatiana Villa, Laura López, Paola García Reyes, Juan Ricardo Mamian Benavides., Karoll Garcia Castro, Boris Jair Guerrero Unigarro, Esneider Verjan, Cesar Adolfo Parra Arenas, Carlos Vladimir Villamizar Duarte, Belén Pardo Herrero, Jorge Eliécer Rodríguez Peláez, Ernesto García solano, Ruby Alcira Rodríguez Peláez, Natasha Valentina Garzón Yepes, Samary Alejandra Espitia, Camila Gómez, Laura Marcela Villarraga, David Jesús Arévalo Hernández, Luis Camilo Mamian Benavides, Carolina Gallo Santana, Liliana Merchán Fajardo, Diego Arturo Merchán, Luís Manuel Hoyos Castro, Nicolás Gutiérrez García, Claudia Patricia Bonilla, Cristina Alejandra Jiménez, Andrea Duarte, Jaime Andrés Salazar Ladino, Gabriel Delgado Forero, Diego Carrero, Juan Carlos González Vesga, Hernán Iván Martín Velásquez, Gabriel Rondón Olave, José Jans Carretero, Alejandra Pérez, Javier Velázquez, Luisa Viatela Lozano, Paola García Reyes, John Sandoval Espindola, Gendy Lisedh Cortés Pineda, Sebastián Mogollón, Duvan Araque Acosta, Alejandra Gaviria, Ricardo Robayo, Daniel Montenegro, Nicolás Riaño, Jhony Esteban Moreno, David Alexander Herrera Mora, Edwin Cruz, Jenny Marcela López, Paula Viviana Guarín, Juanita de los Ángeles Ariza, Helver Aragón, Natalia Agudelo, Rubén Darío Herrera.

En contexto