5/24/2016

Foto: Acapacha
Por: Valentina Montealegre  Maestra en Geografía. Investigadora del Laboratorio de Geografía Agraria (LAGEA) Universidad Federal de Uberlândia - Colectivo Agrario Abya Yala 


El fenómeno de acaparamiento de tierras se ha tornado inmensamente valioso para el apetito capitalista en los países que aún conservan frontera agrícola disponible y, con esto, tierras aptas para cultivar. Colombia hace parte de esos países, con siete millones de hectáreas de tierra disponibles para agricultura localizadas en los departamentos de Arauca, Casanare, Meta y Vichada en la región de la Altillanura.  Es interés del trabajo aquí expuesto analizar los conflictos asociados a la agroindustria desde una breve visión comparativa entre Colombia y Brasil contrastando la naciente implantación del agro-negocio de la soya en la Altillanura colombiana con el proceso del agro-negocio de la soya en el bioma del cerrado brasilero, este último postulado desde el gobierno colombiano como un referente de éxito a seguir por la supuesta probada eficiencia, posibilitando con eso la consolidación de la producción de soya en el territorio colombiano. 

En contexto