9/30/2016

Por Somos una América Abya Yala,
Publicado 2016/09/21

Las FARC-EP decide dar un paso firme e indispensable para la construcción de una paz estable y duradera en Colombia.

En los llanos del Yarí, una vasta región entre el departamento del Meta y el Caquetá,  se respira vientos de alegría y paz. Ahora la guerrillerada duerme sin miedo a los aviones y sus bombardeos, al saber que se encuentran en cese al fuego con el Ejército Nacional. Allí se produce la X conferencia nacional guerrillera, máxima instancia decisoria de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP).
En esta misma región, hace década y media se realizaba otro proceso de paz, durante el período presidencial de Andrés Pastrana, que fracasó y dió lugar a una de las mayores confrontaciones fratricidas para el país con la implementación del Plan Colombia, con los combates más sangrientos, que a pesar de los impresionantes recursos militares con ayuda del gobierno estadounidense y los actos más barbaros de guerra, no lograron su derrota militar.
Quince años después, el ambiente es otro, las FARC se preparan para convertirse en una organización enteramente política, reincorporarse a la vida civil y para dar la batalla desde el campo de las ideas. El cese al fuego bilateral y definitivo decretado desde el 29 de agosto ha generado un ambiente de confianza y tranquilidad. Hace apenas unos años,  eran constantes los combates en esta región.
Entre el 17 y el 23 de septiembre, se produce la X conferencia nacional guerrillera, en un momento trascendental en el que se ha firmado el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la construcción de una Paz Estable y Duradera, y se espera el próximo 2 de octubre su refrendación popular a través de un plebiscito.
Allí se encuentran reunidos más de 300 delegados de todas las estructuras de las FARC-EP, el Secretariado en pleno, el Estado Mayor y el equipo de paz que durante más de 4 años estuvieron en la Habana, Cuba, discutiendo cada uno de los 6 puntos de la agenda acordada: 1) Política de Desarrollo Agrario Integral; 2) Participación Política; 3) Fin Del Conflicto; 4) Solución al Problema de las Drogas de Uso Ilícito; 5) Víctimas; y 6) Implementación, Verificación y Refrendación.
En esta X Conferencia se espera la aprobación del acuerdo suscrito con el gobierno nacional entre las filas guerrilleras y establecerá la hoja de ruta de la nueva organización o partido que surgirá, para los próximos años. Es el evento más importante de la historia del país en los últimos 60 años en la anhelada y esperanzadora solución política al conflicto armado.


En contexto