martes, febrero 27, 2018

Editorial
Bernardo Caal Xol es defensor del río Cahabón territorio Qeqchì en Iximulew y ahora está preso en Guatemala, también a María Cuc Choc, defensora Q’eqchi en Izabal y reconocida defensora de derechos humanos y de la naturaleza le fue abierto un proceso judicial, o los dirigentes de CODECA que desde la defensa del acceso a bienes y servicios comunes y públicos, así como otras organizaciones sociales que están posicionando la discusión de la construcción de un estado plurinacional, vienen siendo objeto de criminalización, como lo demuestr el exilio de la lideranza Aura Lolita Chavez ante las múltiples amenazas a su vida. Al respecto en este boletín desde Iximulew-Guatemala y desde medios que viene trabajando de la mano y de lado de estas problemáticas, compartimos un panorama de la preocupante situación.
Cientos de activistas de pueblos originarios en Estados Unidos tras las movilizaciones que dieron la vuelta al mundo en oposición a la construcción del Dakota Access Pipeline hoy están siendo víctimas de procesos judiciales en su contra, por haber pacíficamente ejercido el derecho a la protesta, ante la inminente amenaza de destrucción de espacios considerados sagrados para muchas naciones originarias de este país y de Canadá. Y cuando no les encarcelan les matan, pues tristemente es la situación que hoy en día nos muestra la experiencia de post acuerdos de paz en Colombia, donde las cifras de lideranzas sociales asesinadas no deja de aumentar.
El Gobierno colombiano habla que esto no es preocupante, insultando a los defensores
de derechos humanos al asumir que les asesinan por problemas “personales o líos de faldas”, frases con las cuales colocan la lápida y echan tierra sobre muchos, ¿quién cuida a quienes defienden derechos?, ¿ quién garantizala integridad física de quienes pacíficamente están levantando la voz por la naturaleza?, por quienes están considerando sujeto de derechos los ríos, los bosques?


A la Machi Francisca Linconao, reconocida defensora de los Menokos y humedales sagrados, cuya lucha tiene implicacionesen el aire que respiran todos los seres humanos y no humanos, quién ganó la primera demanda en Chile en donde fue aplicado el convenio 169 de la OIT, a ella así como a otras 11 lideranzas Pu Mapuche en Ngulumapu Chile se les anuló la sentencia que les había absuelto tras estar más de un año injustamente encarcelados.
El Lonko Facundo Jones Huala sigue encarcelado en una cárcel de Esquel en Puelmapu Argentina, en condiciones carcelarias deplorables, como las de los millones de presos y presas que hoy, aquí y ahora están sufriendo las consecuencias del fracaso de las políticas de control social, del modelo capitalista que busca ocultar los problemas en las cárceles y en las periferias, pero no con eso los mismos acaban.
Saludamos la huelga de hambre del Machi Celestino Córdova, Autoridad espiritual del pueblo Mapuche, vemos con profunda preocupación e indignación que no se dé
cumplimiento a los tratados internacionales en materia de tratamiento en contextos penitenciarios y de impartición de justicia que han sido ratificados por Chile y Argentina y que vienen siendo violados sistemáticamente, así también como esta situación no es exclusiva solo del pueblo Mapuche, lo cual plantea reflexiones sobre la necesidad de organismos transnacionales que hagan seguimiento más sistemático y que pueda servir de caja de resonancia y tenga implicaciones reales, sobre las detenciones arbitrarias en contextos de defensa del agua, de la tierra,de los espacios sagrados. Porque no es chiste, están matando día a día a quienes alzamos la voz por injusticias y vemos con preocupación que nos acostumbremos a esto.


Sin duda alguna las heroínas y los héroes son cada una de las individualidades, colectividades que están en el frente, que están poniendo sus cuerpos, sus tiempos, sus vidas para la construcción de alternativas. Los y las familiares de cada uno de los presos por la defensa de la vida y los bienes naturales merecen nuestro máximo respeto y admiración, por afrontar costos económicos, psicológicos y familiares incalculables. Así también cada uno de los invisibles, que día a día en su vida cotidiana accionan pequeños cambios que creemos verán sus frutos y germinarán en toda su potencia en las próximas generaciones. Queremo seguir creyendo en nuestra capacidad de caminar juntos hacia modelos de vida que no impliquen sacrificar a millones y millones de pobres a costa de unos cuantos.
Queremos como dijo el zapatismo PARA TODOS TODO.
¡ABYA YALA RESISTE!

Contáctanos.

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *