jueves, agosto 15, 2019

Editorial  – Descarga el Boletín #18 Abya Yala
La convocatoria a este boletín surgió de las serias preocupaciones que como personas y colectivos, detrás de esta plataforma, tenemos respecto al cambio climático. Sobre todo, en los últimos años y meses, hemos sido testigos de cómo en el territorio del Abya Yala se han suscitado fenómenos semejantes, cuyo origen es la devastación ambiental y las consecuencias dan muestra de que los pueblos, que abajo resisten, caminan y se organizan, son también las primeras víctimas de la destrucción de la Madre Tierra.
Sin embargo, estamos ante un horizonte poco prometedor, al cual algunxs estudiosxs han dado en llamar “colapso”, en el que no sólo los espacios campesinos e indígenas están sufriendo las  consecuencias del crecimiento y producción capitalista; sino que, también, y como consecuencia lógica del propio sistema, son los espacios urbanos los que están viviendo y padecerán de la peor manera las consecuencias de este período.
Los artículos que recibimos trascendieron las fronteras de nuestra Abya Yala, lo cual celebramos. La gran devastación de los ecosistemas, producto de las relaciones sociales, capitalistas-patriarcales, se viven en todos los territorios del planeta. Es para nosotrxs, interesante abrir nuestros horizontes organizativos más allá de nuestro continente e imaginar cómo lo que sucede también en territorios lejanos como Rusia tiene consecuencias climáticas de gran envergadura para todo el globo. Sobre todo, los artículos llegados desde Rusia y Cuba nos permiten cuestionar cómo también otros sistemas políticos le han apostado al desarrollo y crecimiento, sin pensar demasiado en los costos ambientales.
Por otro lado, desde Colombia, Surinam, Panamá y Argentina nos comparten casos particulares en donde las consecuencias sociales y climáticas de la depredación ambiental son gravemente palpables; cómo las comunidades no sin dificultad se organizan y resisten no sólo para seguir viviendo, sino para vivir de una manera diferente, con relaciones sociales distintas.
Con mayores preocupaciones y preguntas por hacer, atesoramos la certeza de que es urgente la construcción de esos otros mundos que soñamos, no podemos esperar más, puesto que nos rebasa el cambio radical en los ecosistemas que habitamos y las consecuencias parecieran indicar que no habría futuro. De no frenar el ritmo de este mundo, estaríamos condenados a la extinción junto con las demás especies con quienes compartimos nuestros territorios. Como señala Carlos Taibo, será
necesario comenzar por despatriarcalizar nuestras relaciones sociales, para poder ir construyendo bastiones de resistencia y sobrevivencia ante el “colapso” que ya estamos padeciendo.

Descarga el Boletín #18 Abya Yala