domingo, diciembre 08, 2019



En el centro del Abya Yala (El Salvador), conocida como tierra mística y originaria de culturas profundas y ancestrales, representada por el espíritu del Torogoz, coincidiendo con los espíritus ancestrales del águila, el cóndor y el quetzal, reunidas diferentes organizaciones populares del 5 al 8 de diciembre de 2019, construimos diálogos de saberes y reflexiones para fortalecer nuestros procesos de identidad y lucha, conociendo y reconociéndonos en realidades comunes con el deseo de transformarlas.
En una mirada continental abordamos los tres ejes temáticos de nuestra plataforma: (i) defensa de la autonomía y protección de los territorios, (ii) denuncia de las amenazas de los megaproyectos extractivos, y (iii) militarización de nuestros pueblos.
ANÁLISIS DE CONTEXTOS:
La realidad es todo lo que se resiste, la ciencia es subversiva y la historia es la matriz desde donde se lee el pasado, para definir un futuro desde el presente.
Después de Haití, El Salvador es el país más empobrecido y deforestado del mundo, consecuencia de un modelo extractivo avasallador que fomenta formas de producción asociadas a un sistema injusto de distribución de bienes comunes, específicamente, el agua y la tierra, destinados a monocultivos de caña de azúcar, donde se utilizan malas prácticas como las quemas y el uso de agro tóxicos.
En Guatemaya la realidad no es muy distinta, pues las prácticas extractivas y la expansión de los monocultivos fomentan el despojo de tierras de nuestros pueblos originarios, con una carga de militarización de la sociedad, donde el ejército es utilizado para la defensa de los intereses de élites y transnacionales, además de reprimir a las juventudes en resistencia.
Por su parte, Panamá -además de ser un paraíso fiscal, bastión para el lavado de dinero- sigue manteniendo los comandos sur del imperio que atropellan los derechos de pueblos originarios y les desplazan forzadamente de sus tierras con el interés de viabilizar los proyectos de minería o la construcción de represas.
De las comunidades negras marrones (cimarronas) Sipaliwini de Surinam reconocemos la fortaleza de su organización y el ejercicio de su autonomía frente al abandono estatal para atender y resolver sus necesidades de electrificación rural y educación comunitaria, como respuesta a los problemas asociados a la extracción de recursos minero energéticos en esta esquina amazónica de Suramérica.
En medio de una política agraria incipiente que no ha materializado el fortalecimiento de la agricultura campesina previsto en la Ley de Soberanía Alimentaria – LORSA, aprendemos de las comunidades nativas de las seis provincias amazónicas del Ecuador que es posible impulsar proyectos de reconversión agro-productiva en áreas degradadas y pasturas para detener la deforestación en el pulmón del mundo.
Por último, Colombia no presenta un escenario diferente. Después de un proceso de negociación para buscar una salida política al conflicto armado más largo de Latinoamérica, las promesas sobre Reforma Rural Integral y sustitución de cultivos de uso ilícito han sido incumplidas, pero la lucha de las comunidades por defender territorios libres de minería y otras políticas extractivas, continúa vigente. Ejemplo de ello, es la comunidad campesina de Sumapaz que se ha organizado junto a otras para proteger los páramos, y oponerse a las prácticas que privatizan el agua y mercantilizan la vida para seguir atesorando las arcas de una oligarquía neoliberal.
Esas realidades comunes, nos llevan a declarar que somos jóvenes en un solo cuerpo y en resistencia a un modelo de acumulación capitalista, donde la vida de nuestra Abya Yala está en riesgo.
DESAFÍOS Y COMPROMISOS:
El encuentro sube los ánimos para seguir organizados por la defensa del agua, la protección de nuestros territorios, y los derechos de las comunidades, pueblos originarios, clase trabajadora y movimiento social. Para ello, este encuentro permite definir una agenda de trabajo que impulsará la articulación sólida de las organizaciones integrantes de la plataforma, iniciando con encuentros trinacionales entre Guatemala, Honduras y El Salvador.
Asimismo, seguiremos avanzando en nuestros ejes, para lo que el país sede del encuentro logró acordar un taller formativo entre organizaciones nacionales, luego de solo participar una organización en la plataforma, se logró avanzar a siete más y con posibilidades de seguir creciendo.
Además, fortaleceremos nuestros instrumentos de divulgación y funcionamiento de espacios virtuales y medios de divulgación.
Con el tercer encuentro de Somos Abya Yala iniciamos una etapa de construcción y revisión del momento histórico, una visión crítica y de diagnóstico permanente de nuestras fortalezas y debilidades como plataforma, superando las dificultades que incluso han desarticulado otros espacios de encuentro y reconocimiento.
El Abya Yala se fortalece, resiste, construye y articula.
Abya Yala. San Salvador, 8 de diciembre de 2019.
Movimiento Nuevo País – El Salvador – Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Educación ATRAMEC – El Salvador – Sindicato de Trabajadores del Órgano Judicial SITTOJ – El Salvador -Movimiento Victoriano Lorenzo – Panamá –  Festivales Solidarios – Guatemala – Colectivo Agrario Abya Yala – Colombia. Invitad@s Luisa Trujillo Ecuador, Maverick Boejoekoe Surinam.