lunes, mayo 18, 2020

A comienzos de mayo, se realizó el conversatorio virtual “Pandemia, Migración y Solidaridades” organizado por la “Plataforma Somos Abya Yala-Somos Una América” y moderado por Sneither Cifuentes, Peyote del Colectivo Agrario Abya Yala. Tres voces, tres mujeres, pudieron compartir su análisis, su lucha, sus esperanzas en medio de este contexto de pandemia, de injusticia, y al mismo tiempo de solidaridad entre los pueblos.
Karla Bautista Chonay, coordinadora el Proyecto Liberación de Trans Queer Pueblo, mujer transgénero, compartió que vivió en el Petén, Guatemala, y que “mi madre me enseñó a luchar, a organizarme con las otras mujeres indígenas de mi pueblo para defendernos contra el genocio que sucedía en mi país” después “huí de la violencia, de la homofobia, migrando a los EEUU el 2005 para realizar mi sueño”. Sin embargo, “fui detenida y puesta en celdas frías antes de ser deportada a México”.
El 2017, en otro intento por ingresar a EEUU, recuerda que cuando iba a solicitar asilo “cuando me presente en migración me encontré con una oficial homofóbica, racista, que me negó hablar de mi género y comunidad cancelándome la entrevista. Eso fue lo que me dio el coraje y la fuerzas para conectarme con el proyecto de liberacion” y “me uno a la lucha por alzar la voz, desarrollar liderazgo, y sembrar conciencia por mi comunidad LGBT, migrante, de color”.
“Hoy no les hablo de Peten, Guatemala, sino desde una tierra más árida y más al norte de Arizona doblemente conquista por españoles una vez y por los gringos una segunda vez. En esta tierra vivimos un racismo vivo y violento la secuela viva de la invasión de gente anglosajona”, dice Karla.
Con residencia hoy en Phoenix, se pregunta Karla, en medio de su intervención, ¿Qué significa vivir como personas descendientes de nuestros pueblos originarios americanos y además personas del tercer género o LGBT en medio de una pandemia? Su respuesta dice mucho y es el espejo donde pueden verse las injusticias: “Significa que nuestro estado es militarizado, que las fronteras son controladas y monitoreadas y que nuestra gente es perseguida, encarcelada, en medio de una pandemia. Todo esto nos expone como carne de cañón de los peligrosos desastres, sin ningún amparo, ni protección, que son las condiciones en detención”.
En la actual situación de pandemia, Karla denuncia que “hay un desastre de salud en los centros de detención, negligencia médica” y señala que “los abusos no son sólo la presencia de la agresión sino que también la ausencia de los cuidados médicos”.
Por un Sistema de Salud Solidario
Marcela Zamora Cruz, comunicadora alternativa, defensora de derechos humanos, es parte del Centro de Amigos para la Paz (CAP) en Costa Rica, señala que “la paz va más allá de la ausencia de guerra” y que “nosotros vemos la paz desde el enfoque de los derechos humanos y la justicia social. Es una paz muy diferente a la que se nos ha impuesto a los costarricenses, desde lo acuerdos de paz en centroamérica. Tenemos claro que sin trabajo, no hay paz; sin educacion, no hay paz; sin salud, no hay paz; con violencia contra las mujeres, contra la poblacion LGBTI, contra las comunidades indigenas, contra las poblaciones, contra los mas vulnerados del pais, tampoco hay paz; y sin armonia con el medio ambiente tampoco hay paz”.
Marcela es también parte del Comité Nacional de Apoyo a la Autonomía Indígena en su país, del Colectivo Derecho a la Protesta, de SOAW CR y de la Plataforma Somos Abya Yala.
Marcela nos cuenta que hace algunos años vienen haciendo seguimiento sobre la militarización de los cuerpos policiales: “Todos saben que Costa Rica no tiene ejército formal, desde 1948, sin embargo en las últimas décadas a aumentado la formación en las escuela militares de los oficiales del Ministerio de Seguridad Pública y del organismo de investigación policial que es como la policía judicial en otros países”. Señala que la policía “están recibiendo capacitación en WHINSEC, que es conocido como la Escuela de las Américas; y también reciben capacitación de carabineros chilenos, con instructores colombianos, salvadoreños con la guia del Comando Sur de EEUU”.
En la actual coyuntura de pandemia y colapso del sistema de salud, en muchos países de América Latina y del mundo, Marcela nos recuerda que “la mayoría que estamos en la lucha, en la defensa de la seguridad social, tenemos muy claro que esto iba a suceder. Cuando se habla de una emergencia sanitaria, los que hemos luchado por un sistema de salud solidario, universal, para todos, sabíamos que el sistema de salud, por sí mismo, no iba a poder responder a la emergencia sanitaria y efectivamente fue eso lo que sucedió. Tenemos un sistema de salud que por décadas ha sido atacado por los gobiernos tratando de privatizar parte o todo”.
Dentro del Capitalismo no hay solución para la Pandemia
“No tenemos dudas que la lucha internacional de los pueblos, ahora, más que nunca, es necesaria, es urgente y es legítima”, dice Soniamara Maranho integrante de la coordinación nacional del Movimiento dos Atingidos por Barragens (MAB- Brasil) organización que es parte del Movimiento de Afectados por Presas en América Latina – MAR
Soniamara, recuerda el colapso, el 2015, de la represa Fundao y lo crime en Brumadinho, 2019, ambas en el estado de Minas Gerais (sureste de Brasil); ahí, “se rompieron dos represas donde murieron casi 300 personas. El 2015 fueron 20 personas y el año pasado, 2019, fueron 272 personas muertas”.
Sobre el contexto actual, dice que lamentablemente Brasil ha seguid la concepción capitalista de Trump, de EEUU, por lo cual, ambos países,  “tienen los peores resultados de la pandemia”.
Señala que la actual crisis que vivimos “cae en la espalda de los trabajadores, de los pobres, de las mujeres y de los negros a nivel internacional y en Brasil no es diferentes”. Son lo que están viviendo el impacto cruel de una sociedad basada en el lucro, el capitalismo.
“Los inmigrantes, las mujeres, los jóvenes, LGBTI, son los que más sufren porque no consiguen pagar la salud y esta es privada” y, en Brasil, “Bolsonaro está haciendo un crimen institucional y desobedeciendo a la OMS”.
“La culpa es del sistema capitalista, imperialista, patriarcal, homofóbico, y racista que históricamente saco la riqueza producida por los trabajadores y por las mujeres que realizan trabajo invisible y no remunerado. El sistema capitalista no tiene solución para la pandemia y nunca va tener. Para tener una solucion tendria que dividir la riqueza, tendría que enfrentar a los bancos, tendría que enfrentar a los accionistas, a los especuladores, a los paraísos fiscales que son hoy quienes sacan la riqueza producida por la mano de los trabajadores y no lo van hacer”.
“La pandemia en el mundo se resuelve con solidaridad, con políticas públicas y con la división de la riqueza. Tenemos que internacionalizar la lucha, tenemos que internacionalizar la esperanza”.
—–
Más información de: TransQueerPueblo – Centro Amigos por la Paz – Movimiento dos Atingidos por Barragens (MAB- Brasil)
Puede ver el Conversatorio:
Video Youtube: “Presentación por Ani Pichardo del Boletín Somos Abya Yala, Somos una América”